¿Los Matinales Cumplen Su Función?

En tiempos de pandemia se convirtieron en los programas más vistos. Apuestan a lo social, pero quedan debiendo en lo cultural.

Haciendo zapping por los distintos matinales de la televisión abierta llegué a la conclusión que, salvo una que otra diferencia, son todos iguales. Sin embargo, en el último tiempo se han convertido en los transatlánticos de sus respectivos canales, los que mueven el resto de la programación, como otrora lo hacían las teleseries.

Los temas sociales, sanitarios y políticos son la base. Los entrevistados se rotan entre un canal y otro, por eso decir que siempre son los mismos los que opinan no es una idea tan descabellada. Pero, aparecer en una matinal es sin duda una gran vitrina para ser conocidos y reconocidos por la audiencia.

UN VELEIDOSO RATING

Como los contenidos son similares, las preferencias van por otro lado y ahí es donde los animadores son pieza esencial. Chilevisión es el que lidera el esquivo y cambiante rating. Gran parte del mérito es de sus conductores Julio César Rodríguez, el ídolo indiscutido y Monserrat Alvarez, que aún no convence a todos. Ellos logran tener una dinámica entretenida, aunque a veces abusan del favor del público. Pese a que muchos no daban un peso por ellos, tal como lo dicen habitualmente, resultaron y ahora cosechan las ganancias.

Otros que también fueron un acierto y avanzan rápidamente por los palos son Gonzalo Ramírez y Carolina Escobar. Ellos lograron encantar a un público que buscaba algo distinto y cuentan con un gran panelista: el doctor de Chile, Sebastián Ugalde. Cuando habían logrado posicionarse bien, apareció la tercera componente, María Luisa Godoy que, entre otras cosas, rompíó con la maldición de que animadora que se ausentaba del matinal ´no volvía. Le pasó a varias.

Los que aún no logran cuajar del todo son los animadores del Mucho Gusto. Pese a que José Antonio Neme pone todo de su parte, parece que Diana Bolocco aún no le perdona lo que habló de ella. Esto, pese a que hubo una petición pública de perdón y constantes alusiones a lo buenos amigos y cercanos que son. No convencen. La que tampoco se entrega es Paulina de Allende Salazar que, por lo menos, cumple con su periodismo investigativo.

La más antigua de los matinales, Tonka Tomicic sigue siendo la decana, el problema que después de Martín Cárcamo no han logrado encontrarle el compañero ideal. No es que Amaro Gómez Pablos sea malo, pero no es para un matinal. Sergio Lagos está con crisis existencial y laboral, lo que se nota. En resumen, tampoco tienen mucho arrastre.

SELLO EN LO SOCIAL

Lo social parece ser EL sello de los matinales. La gente ve en ellos a sus salvadores porque si no aparece en la tele nadie los ayuda. Es el mundo al revés, las autoridades locales solo reaccionan si hay una cámara de por medio. Problemas con las calles, con los semáforos, con los arrendatarios que no pagan, los que se apoderan de casas deshabitadas y todo aquel que tenga un problema, lo único que quiere es que vaya la tele para visibilizar el tema y solucionarlo.

Hasta acá todo bien, pero el gran déficit de los matinales es la y la cultura. Si alguien encuentra entretenido que repitan los programas de imitadores o el que descubre potenciales artistas, a lo mejor estará feliz, pero convengamos que son fomes y repetidos. Las rutinas de los humoristas en distintos programas y , mejor ni . El autobombo de las teleseries del canal no es entretenido ni menos cultural

Por eso, la recurrente frase “pan y circo” es la tónica. Muchos dicen que “tenemos lo que nos merecemos” y discrepo absolutamente: tenemos lo que los canales quieren y nos quieren autoconvencer que eso es entretenido y cultural. Ya basta de basura, ilustremos, eduquemos y exijámosle a la televisión abierta programas que contribuyan, realmente, a mejorar nuestra cultura.

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.