Problemas por redes sociales

El último gran caso en que alguien perdió su trabajo debido a las redes sociales fue Gina Carano, quien era uno de los personajes centrales de la exitosa serie de Disney+, “The Mandalorian”.

En una cultura donde casi todo lo que hacemos, decimos y escribimos queda registrado en alguna plataforma de RRSS para que todos lo puedan ver, es muy fácil que nuestras acciones puedan terminar causando problemas. Pero, para quienes dependen de su imagen pública, un posteo de mal gusto puede resultar un golpe enorme para su carrera e incluso sus trabajos.

HUMOR DEL PASADO CON CONSECUENCIAS ACTUALES

Uno de los temas más complicados que afrontan los actores, directores y celebridades en general es la continua fiscalización de sus dichos. Y, mientras siempre han existido famosos que han pagado un precio alto por comentarios, uno de los grandes efectos secundarios es que por comentarios o bromas de hace varios años atrás, se generan conflicto en la actualidad, sin tomar en cuenta la edad, madurez o la evolución de lo que es socialmente aceptable ahora, en comparación con lo que alguna vez lo fue.

Es justamente en este contexto que el y guionista James Gunn fue despedido en 2018 debido a una de chistes de muy mal gusto que lanzó por twitter en los años 2009 y 2010, o sea casi una década antes de que lo desvincularan.

Dichas bromas claramente fueron muy inapropiadas, pero este castigo retroactivo por parte de un empleador no cayó bien entre los fanáticos de “Guardians Of The Galaxy”, que comenzaron una campaña para que recontrataran a Gunn. Y lograron que el estudio se retractara de la decisión, pero antes tuvieron que  ver como el director y guionista se hizo cargo del filme “Suicide Squad” , una producción de su competencia directa.

¡NO ES GRACIOSO!

Otro ejemplo de ‘humor’ en redes sociales, aunque con consecuencias más inmediatas, fue el del comediante Gilbert Gottfried, quien poco después del terremoto y posterior tsunami de Japón en el 2011, decidió twittear una seguidilla de chistes sobre el desastre natural. Por motivos obvios, esto no cayó bien entre sus empleadores de la empresa de seguros Aflac (American Family Life Assurance Company) en la cual ponía su voz en la mascota símbolo de sus comerciales.

Aunque, si de mal gusto se trata, pocos superan los realizado por la y comediante Kathy Griffin, quien subió fotografías de ella sosteniendo una maqueta de la cabeza decapitada de Donald Trump. Esto le significó muchísimas críticas, tanto de parte de los seguidores del expresidente de Estados Unidos, como de sus detractores, además de perder varios contratos. Posteriormente, ella se excusó a través de sus RRSS, pero al no revertir la opinión pública, finalmente también se retractó de sus disculpas.

DE NUEVO

El último gran caso de una celebridad que perdió su trabajo debido a un posteo en redes sociales, fue la ex luchadora de MMA Gina Carano, quien ha sido uno de los personajes centrales de la exitosa serie de Disney+, “The Mandalorian”. Esto ocurrió luego de que ella comparará la persecución política con la persecución religiosa, citando como ejemplo lo ocurrido en la Alemania nazi.

Lo realmente interesante de toda esta situación es que no alude a un movimiento político en particular y hace hincapié en el rol de los gobiernos en la persecución, por lo que para muchos fue una sobrerreacción de la casa matriz de Lucas Films.

El uso de las redes sociales para cualquiera, pero especialmente para quienes ya cuentan con la atención de multitudes, es un arma de doble filo. Porque, a pesar de ser una buena forma de atraer el interés de nuevos espectadores, también puede ser una herramienta que termine por costarles la carrera.

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.