5 cosas de la cultura pop geek que te convencerán de ser un coleccionista

Un día eres joven y al otro día quieres tener una colección de cartas, figuras de películas de ciencia ficción o animes.
coleccionista

Iniciar una colección es una misión personal que puede brindar felicidad a lo largo de toda la vida. Monedas, postales o rocas con forma anormal. Los que llevan años en este mundo saben que se trata de un compromiso que requiere paciencia, disciplina e inversión. Pero lo mejor es que todos pueden empezar una colección de cualquier cosa que se les ocurra, ¡no hay límites! 

Decidir qué coleccionar y qué te interesa es la mitad del trabajo. Si todavía no estás seguro, he aquí un pequeño secreto: los objetos geek nunca fallan. El universo de los artículos de cultura pop es una locura porque es tan inmenso que es difícil saber por dónde entrar. Pero tranquilo, no significa que aprenderás todos los diálogos de las películas del Señor de los Anillos o verás los 1.000 capítulos de One Piece.

Si quieres entrar en el mundo del coleccionismo, te hacemos las cosas más fáciles con cinco artículos para empezar una colección geek:

1.- Figuras: Con los miles de personajes de series, películas, cómics y animes es normal que haya réplicas en miniatura (y otras, no tan miniaturas). Elige una franquicia como por ejemplo Doctor Who. Buena suerte consiguiendo las figuras de los 14 doctores. Aunque si te gustan las manualidades siempre podrás conseguir los modelos a escala de los robots Gundam para armarlos y pintarlos desde cero. 

 
 

2.- Tecnología vintage: Nunca sabes si entre las cajas de cosas viejas y usadas tienes una Commodore 64, una computadora que todos los coleccionistas desean tener en sus manos. Hay un montón de tecnología antigua además de PCs como calculadoras, cámaras o reproductores de música y teléfonos que merecen estar en tu propio museo personal. 

 
 

3.- Cartas: En el ámbito friki hay algo que se conoce como los juegos de cartas coleccionables o por su abreviación en inglés TGC de Trading Card Game. Existen decenas de divertidas variantes del TGC, pero la recomendación es iniciar por el pionero de todos: Magic: The Gathering. ¿Por qué Magic? Sencillamente porque sus cartas tienen diseños que son la envidia de cualquier galería de arte y su dinámica de juego es fácil y divertida, ¡Seguro que las amarás!

4.- Libros: Algunas personas acumulan obras de todos los géneros y autores. En este caso, categorías como horror, ciencia ficción y fantasía son los títulos más buscados. Conseguir primeras ediciones en su idioma original de escritores como Stephen King o Frank Herbert es toda una hazaña. También hay que seguir de cerca a guionistas de novelas gráficas y cómics que pasaron a la literatura como Neil Gaiman.

 
 

5.- Soundtracks: Es más fácil encontrar los DVDs o Blu-rays de las producciones cinematográficas o televisivas que su banda sonora o soundtrack. Vinilos, cintas de ocho pistas, cassettes o CDs, todo se vale cuando se trata de encontrar tesoros de la música moderna o ¿jamás has escuchado la magia y talento del compositor Vangelis en Blade Runner

 
 

Un viaje comienza con el primer paso 

Hoy comienzas con un solo libro y mañana sin darte cuenta tienes una biblioteca del tamaño del Senado Galáctico de Star Wars, así funciona esto. Descubre, apasiónate e investiga hasta en el tianguis más lejano porque las sorpresas para coleccionistas nunca terminan.