FALP e ISDIN se unen en la prevención del cáncer de piel

Por lo general, el cáncer de piel se desarrolla principalmente en las zonas del cuerpo más expuestas al sol, como el cuero cabelludo, rostro, labios, orejas, cuello, pecho, brazos y manos, y, en el caso de las mujeres, las piernas.
isdin 03

Durante los últimos años, Chile ha registrado un incremento en incidencia y mortalidad de cáncer de piel. Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), la tasa de cáncer de piel en nuestro país ha aumentado de 20 a 25 casos por cada 100 mil habitantes entre los años 2010 y 2015 (un crecimiento de 20%), siendo mayor en las regiones del norte.

Este aumento se explica principalmente por factores conductuales, que tienen relación con el escaso conocimiento que existe en la población respecto al daño solar acumulativo, los hábitos de protección y el autocuidado. Por otro lado, según datos del

CENSO 2017, en Chile la población mayor de 64 años aumentará            de 11% a 22% en

2050, siendo la edad un factor de riesgo importante para este tipo de cáncer.

En este contexto Fundación Arturo López Pérez (FALP) e ISDIN, marca dermocosmética, se unen en una campaña por la prevención de esta patología, buscando generar conciencia sobre el autocuidado y el impacto positivo que éste puede representar. Por lo que hasta febrero, por cada fotoprotector vendido, ISDIN donará para tratamientos e investigación en cáncer de piel.

Soledad Neumann, Gerente de Donaciones y Beneficencia de FALP, destacó que “para nosotros es muy relevante que las empresas nos apoyen en la prevención y educación de distintas patologías, en este caso la de piel. Un cáncer detectado a tiempo tiene sobre un 90 % de probabilidades de ser curado. Necesitamos de más alianzas como esta, para desarrollar campañas educativas y programas sociales de prevención que nos permitan apoyar a pacientes oncológicos de menores recursos”.

Por su parte, Isabella Rossi, Head of Marketing de ISDIN, señaló que “la premisa de ISDIN es el cuidado de la piel, en el cáncer de piel se pueden manejar los factores de riesgo en la medida que uno se proteja del sol con el uso de fotoprotectores solares, entre otros. Entonces hacer este tipo de colaboraciones es fundamental porque tanto FALP como ISDIN convergen en la importancia de la educación y concientización del autocuidado”.

Cabe destacar que existen tres tipos principales de cáncer de piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. El carcinoma basocelular es el más frecuente (78%), seguido por el carcinoma espinocelular (20%), y el melanoma (2%). Si bien el cáncer de piel tipo melanoma es menos frecuente, es el tipo de cáncer más agresivo y presenta una alta mortalidad cuando no se diagnostica a tiempo.

PREVENCIÓN

Desde Fundación Arturo López Pérez indican que hay acciones de prevención primarias, unas de tipo conductuales, tales como no exponerse al sol entre las 11:00 am y las 17:00 pm, y caminar siempre por lugares con sombra. Y de tipo físicas, que incluyen el uso de sombrero de ala ancha (7 cm al menos), anteojos de sol, ropa manga larga (tejidos más densos y oscuros protegen mejor que tejidos ligeros y tonos claros), uso de quitasol en la playa, uso de protector solar (al menos factor 30, replicar cada 2-3 horas). Estas medidas deben ser consideradas durante todo el día, en periodos de invierno y verano, incluso en días nublados o lugares cerrados.

Al igual que en Chile, el cáncer de piel es el más frecuente de todos los cánceres a nivel mundial, con aumento en su incidencia y mortalidad en los últimos años. Según datos de la OMS, se estima que cada año hay 3 millones de casos nuevos de cáncer de piel en el mundo. Por otra parte, el “Informe sobre el Cáncer de Piel 2020: Deteniendo la Epidemia Global”, elaborado por la organización Euromelanoma y la Coalición Global para la Defensa del Paciente con Melanoma, registró que los casos de cáncer de piel de tipo melanoma han aumentado un 50%, generando cerca de 60.000 muertes anuales. Los cánceres de piel de tipo no melanoma, en tanto, generan cerca de 65.000 muertes anuales. Es por esto que la prevención y detección precoz juegan un rol fundamental.