Recomendaciones para padres: ¿cómo apoyar el aprendizaje digital en edad temprana?

Editorial chilena ofrece este material educativo para que docentes puedan incorporar estos recursos a sus aulas.
caligrafix

¿Uso de pantalla en niños y niñas en edad temprana? Lo más probable es que muchos padres y madres estimen que debiese ser acotada, como una forma de cuidar la salud de sus hijos e hijas. Sin embargo, la Academia Americana de Pediatría (AAP) entregó un completo informe que aclara este ítem.

Antonio Da Rocha, docente especialista en tecnologías educativas con más de 20 años de experiencia y Director educativo de PlelQ, explica que “la exposición a las pantallas en edades tempranas, debe estar supervisada por un adulto y en tiempos establecidos. Por eso, la Academia Americana de Pediatría (AAP), recomienda no más de una hora al día de exposición a las pantallas, pero no a cualquier cosa, sino que a contenidos de calidad, valor educativo y emocional positivo para el niño o niña”. 

El experto además indica que es importante que los padres sean facilitadores del uso de la tecnología en sus hijos e hijas, ya que la pandemia visibilizó la urgencia de la transformación digital del mundo educacional, lo que implica por un lado, un esfuerzo de parte del establecimiento y los docentes, pero también una coherencia con las acciones que se toman desde casa y como familia. 

Bajo este contexto, la editorial chilena Caligrafix en conjunto con PlelQ, desarrolló cuadernos para la edad temprana y primera infancia con realidad aumentada. Se trata de un material que cuenta con el respaldo de UNICEF y, que es posible encontrar a través de   Caligrafix, la primera editorial 4.0 en Latinoamérica, que además, hoy ofrece en su catálogo online 2023 una serie de novedades para que docentes puedan incorporar estos recursos educativos a sus aulas. 

“La educación aumentada permite que niños y niñas tengan una experiencia inmersiva frente a una pantalla con solo un 10% de inmersividad, ya que el resto del aprendizaje lo obtiene mediante la interacción con elementos reales y concretos, como un cuaderno de actividades. Es así, como lo digital se complementa con lo analógico” explica Da Rocha. 

Pero en concreto ¿cómo los padres pueden apoyar el aprendizaje digital durante la primera infancia? Para ello, Antonio Da Rocha entrega las siguientes recomendaciones: 

  • Resulta prioritario que los adultos a cargo se informen acerca de los alcances de la tecnología, sus potenciales peligros y beneficios. 
  • Es imprescindible que los padres y madres partan de la base de que la tecnología es una herramienta más de las disponibles para que sus hijas e hijos aprendan, tanto como lo es un lápiz o un cuaderno. 
  • El internet no debe ser visto como un mundo paralelo, sino que como una extensión de nuestro mundo real. Ambos son importantes, pero cuando el digital cobra más valor que el real, entonces estamos hablando de hiperconexión y puede no ser saludable para una persona, independiente de su edad. 
  • Entender que la tecnología en sí no es peligrosa, de hecho, es un medio que permite interactuar y socializar. Pero sí, hay que tener cuidado en cómo y para que la utilizan los más pequeños, así como el tiempo que invierten en ello. 
  • Por lo tanto la tecnología es solo un medio para acceder a la información, por ende, lo que importa no es el medio en sí, sino el contenido al que el niño o niña  accede. Y ese debe estar visado por los padres y madres. Dicho de otro modo, debe haber un control parental. 
  • Tal como cuando un padre o madre le pregunta a su hijo o hija, cómo le fue en una clase presencial o en el colegio, debe hacer lo mismo, si es que ha tenido una clase online o ha accedido a internet para conseguir un aprendizaje. De esta forma estamos, de manera concreta, incluyendo el mundo online o virtual a nuestro día a día.