Bliss

Salma Hayek y Owen Wilson protagonizan la confusa película de Amazon Prime Video sobre realidad simulada.

La ciencia siempre ha sido una piedra angular en el trabajo de ficción del guionista y director Mike Cahill, luego de haber comenzado como realizador en el área de los documentales. Sus aplaudidos títulos Otro Mundo y Orígenes son ejemplo de ello, con historias disímiles, pero que encuentran su nexo en lo científico y en descubrimientos que tuercen el destino.

En la primera cinta por medio de una donde la aparición de una réplica de la Tierra podría ser el camino de redención para una joven. Y, en la segunda, con un escéptico investigador enfrentando la posibilidad de la reencarnación. Por eso era casi lógico que para su tercer largometraje, Bliss, apostará por una historia sobre un mundo simulado.

Bliss 2

Una película que sin mayores preámbulos lleva a la vida de Greg Wittle (Owen Wilson), quien se encuentra en su oficina ensimismado en dibujar una gran casa, que ha replicado de imágenes que tiene en su mente y que siente como reales. Actividad lejana a su labor y que no abandona a pesar de varios llamados telefónicos que mantiene en espera.

Pero su jefe necesita verlo con urgencia y debe dejar de lado sus dibujos y abstracción, aunque igual se da un tiempo para llamar a una farmacia y consultar por la repetición de una receta. Finalmente llega ante su superior para que este le comunique que ha decidido despedirlo, agregando que podría ”ser el comienzo de una nueva vida”.

Bliss 3

La revelación sobre un mundo simulado por la tecnología

Sin embargo, Greg no reacciona tan calmadamente y empuja a su jefe, provocando que, de manera accidental, golpee su cabeza en el escritorio y muera. Y en vez de pedir ayuda, el oficinista decide esconder el cuerpo detrás de unas cortinas de la ventana y dejar el edificio para cruzar hacia un bar vecino, donde pide nerviosamente un whisky.

Una reacción inusual de la que ha sido testigo una mujer que no deja de mirarlo y que invita a Greg a su mesa. Su nombre es Isabel (Salma Hayek) y sin mayores preámbulos le afirma que nada de lo que él vive es real, ya que están en un mundo simulado con tecnología. Algo que le podría probar si la ayuda a recuperar un amuleto.

Bliss 4

Desde ese momento, Greg sigue a la vagabunda Isabel por las calles de Los Angeles hasta su improvisado “hogar” debajo de una carretera de la ciudad y que, a pesar de las apariencias, posee agua y luz. Aquí comparte con él más detalles sobre la falsa realidad en que habitan y también unos cristales amarillos que permiten manipular ese mundo ficticio.

Una capacidad que usan en una pista de patinaje para “castigar” a los abusadores o a quien ose mirarlos de mala forma -en una escena demasiado insólita-, mientras por las calles de la ciudad una joven busca a Greg. Es su hija Emily (Nesta Cooper), quien poco antes lo había invitado a su graduación a pesar de lo mal que se lleva con su madre tras el divorcio.

Bliss 5

Una entre dos muy diferentes realidades

Pero ahora a la chica solamente le interesa descubrir el paradero de Greg y le pide ayuda para buscarlo a su hermano Arthur (Jorge Lendeborg Jr.), pero el muchacho se niega. Al mismo tiempo que Isabel decide revelar a Greg, con quien ya tiene una relación amorosa, el “mundo real”; al que acceden tras inhalar unos cristales azules.

Esto los lleva a otra y luminosa realidad, donde son científicos -la Dra. Clemens y el Dr. Wittle- y viven en la casa que él dibujaba. Un entorno donde la tecnología es cotidiana y Greg se siente a gusto -como el bliss (dicha) del título-. Sin embargo, en todo momento el relato deja abiertas interrogantes en torno a cuál de las dos realidades podría ser cierta.

Bliss 6

¿Será todo una fantasía de Greg y de Isabel?, ¿los cristales de colores serán los culpables? ¿o tal vez conviven dos mundos? Lo único claro tras casi dos horas de metraje es que la premisa del tercer largometraje de Cahill era prometedora, pero no alcanza el nivel de sus cintas predecesoras, y lleva al espectador a un confuso juego de realidades y mentes alteradas.

El que, a pesar del trabajo de ambientación y fotografía que contrasta los dos mundos, y las buenas actuaciones de Hayek y Wilson, deja al espectador bastante confundido; con frases como “el mundo es solo luz” y conceptos sobre “automoción” y “minería de asteroides” resonando en su cabeza… y una gran pregunta final: ¿qué acabo de ver?

Título Original: Bliss
Director: Mike Cahill
País: Estados Unidos
Año: 2021
Género: Drama, Ciencia ficción,
Duración: 103 minutos
Con: Salma Hayek, Owen Wilson, Nesta Cooper, Jorge Lendeborg Jr., Ronny Chieng, Steve Zissis
Guión: Mike Cahill
Música: Will Bates
Producción: Adam Haggiag, Lucas Smith
Web: Ver acá
Fecha de estreno: 5 de febrero de 2021
Plataforma: Amazon