Cry Macho

Aunque sea un título menor de su filmografía, en el que revisita algunas de sus temáticas habituales, para los cinéfilos no dejará de ser entrañable que a sus 90 años Clint Eastwood protagonice y dirija este convencional, pero de todos modos grato drama con tono de western, filmado en plena pandemia.

Antes de hablar de este nuevo estreno, un breve recordatorio: hace menos de tres meses, en junio pasado, comentamos acá el estreno online de “El protector”, película protagonizada por Liam Neeson en la que éste interpretaba a un ex marine viudo que vive solo en su rancho pero se ve obligado a ayudar a un niño mexicano que cruzó ilegalmente la frontera y era perseguido por los enviados de un peligroso cartel de narcotráfico. La crítica internacional fue bastante severa con ese film y en su mayoría le cuestionaron que parecía una de las producciones que acostumbra dirigir y/o protagonizar Clint Eastwood, no sólo porque estaba dirigida por un cercano colaborador suyo como Robert Lorenz, sino además por las características de su personaje protagónico, uno de esos roles solitarios, otoñales y tercos que interpreta habitualmente.

En una de esas curiosidades y coincidencias de la cartelera pandémica, ahora llegó a los cines de manera presencial “Cry Macho”, el más reciente largometraje dirigido y protagonizado por Eastwood, en el que encarna a Mike Milo, un solitario ex campeón de rodeo que luego de perder a su familia en un accidente cayó en el y las pastillas. Al comienzo del filme su amigo y jefe en un criadero de caballos lo obliga a dejar el puesto, para luego al año siguiente, en 1980, pedirle que viaje a México a buscar a su hijo Rafael -conocido familiarmente como «Rafo»- ya que él no puede ir por problemas legales, en una misión delicada porque significa llevarse a pesar de la oposición de la madre al adolescente, que está por cumplir 13 años. 

Como comenté en junio sobre “El protector”, probablemente ese film habría sido mejor recibido si hubiera sido protagonizado y dirigido por el propio Eastwood, porque aunque ciertamente era muy convencional, su guion no era muy original o elaborado y la trama tenía varias situaciones inverosímiles o predecibles que el público debía dejar pasar. Igual su mezcla de drama, road movie y western funcionaba bien dentro de su sencillez y era bastante digna. Casi las mismas palabras puedo escribir ahora sobre “Cry Macho”, que sí está protagonizada y dirigida por el veterano Clint, pero curiosamente ha estado teniendo críticas tibias o no muy positivas, señalando que es cursi, anticuada y muy ingenua en su planteamiento argumental.

Una postergada adaptación

Efectivamente, muchos de esos adjetivos no están muy errados y en verdad no sólo no es una de sus obras maestras, sino además se la puede categorizar como un trabajo menor dentro de su filmografía; sin embargo, dentro de su sencillez es disfrutable y efectiva, y quienes admiramos la carrera de Eastwood -que ya abarca más de seis décadas e incluye 38 cintas previas como realizador, la primera de las cuales, “Obsesión mortal”, cumple medio siglo este 2021- no podemos dejar de estar de su lado una vez más, sobre todo considerando que filmó este nuevo trabajo con 90 años y en plena pandemia. ¿Y sólo por eso tendríamos que decir que “Cry Macho” es una gran película? No, no lo es, pero de todas maneras tiene sus méritos para apreciarla.

Entre sus productores cuenta con un reconocido nonagenario como él, Albert S. Ruddy, con más de medio siglo de trayectoria incluyendo un título tan mítico como “El padrino” y con quien ya trabajó en “Million Dollar Baby”, Eastwood consigue al fin cumplir con un proyecto que tenía hace tiempo: llevar a la pantalla una novela de 1975 del ya fallecido escritor N. Richard Nash, que se había intentado adaptar en anteriores ocasiones. Luego de que en la última década todos los trabajos que dirigió siempre fueron historias basadas en hechos reales, para esta adaptación de un original literario de ficción cuenta nuevamente con el guion de Nick Schenk, quien escribió los de “Gran Torino” y “La mula”, con cuyos protagonistas Mike Milo guarda más de algún elemento en común.

crymacho 02

Un personaje coherente con la filmografía de Eastwood

Al igual que esos personajes, “Cry Macho” es muy coherente con el tipo de roles que Eastwood ha encarnado a lo largo de su carrera, como queda de manifiesto desde el inicio mismo de la película, con una guitarra que da paso a la voz del cantante country Will Banister interpretando de fondo la canción «Find a New Home», mientras vemos una camioneta Chevrolet que avanza en medio de un hermoso paisaje matinal y luego descender de ella, de manera muy icónica, la inconfundible figura del veterano actor y cineasta. «Es tiempo de sangre nueva», le dirá su jefe a Mike en esos primeros minutos antes de despedirlo y una vez más la trama tendrá como una de sus temáticas el paso del tiempo y cómo influye en la vida de su protagonista. De partida, por la edad misma -«¡Es un tatita!», exclamará al conocerlo la madre del niño, encarnada por la actriz chilena Fernanda Urrejola- y él mismo se encarga de resaltar en distintos momentos como alguien que viene de vuelta de muchas cosas, al decir frases como «He hecho un poco de todo», «al envejecer te das cuenta que no sabes nada, pero ya es demasiado tarde» o incluso cuando se van descubriendo sus dotes de improvisado veterinario, «No sé cómo curar lo viejo». Pero también mirando en retrospectiva el concepto recio, viril y desafiante que él encarnó durante su carrera, y al que ahora se alude con el gallo de pelea que lleva Rafo a todas partes, al que bautizó como «Macho» y que da título al filme; Mike le comentará en un momento que no le encuentra ya mucho sentido a eso de «alardear con ser macho», e incluso que «las tonterías de macho están sobrevaloradas».

Y es imposible no darse cuenta de ese paso del tiempo, porque vemos a Eastwood más lento, incluso por momentos frágil y eso en vez de ser un problema o un defecto, le da a “Cry Macho” un sentido que va más allá del filme mismo y que inevitablemente nos conmueve como cinéfilos con la carga crepuscular que cada vez más están teniendo sus filmes desde hace casi tres décadas, en buena medida a partir de una de sus obras maestras, la premiada “Los imperdonables” (1992). Desde esa cinta que probablemente no lo veíamos cabalgar en la pantalla grande y por eso no deja de ser emotivo volver a verlo en esas lides a sus 90 años.

crymacho 03

Estereotipos, aciertos y aires clásicos

A pesar de eso, no se pueden pasar totalmente por alto las falencias del filme, que no es precisamente muy sutil y por momentos es bastante obvio, predecible y convencional, incluyendo las amenazas y peligros que Mike y Rafo se van encontrando en el camino, que parecen casi rutinarios. Aunque hay buena química entre Eastwood y el joven actor mexicano Eduardo Minett encarnando al adolescente, éste aún muestra evidentes limitaciones interpretativas, aunque consigue complementarse con la legendaria estrella, al igual que Urrejola, en un rol muy estereotipado y exagerado que sólo aparece en dos escenas, pero que la chilena resuelve con desplante. En general todos los personajes secundarios en sus breves apariciones -incluyendo el diputado/alguacil mexicano que encarna un actor que no habla demasiado bien el español- no permiten muchos matices o desarrollo interpretativo, pero al menos hay que resaltar la cálida presencia de Natalia Traven como Marta, posible interés amoroso de Eastwood a pesar de su evidente diferencia de edad. Y por supuesto, el intrépido y simpático Macho, interpretado por distintos gallos.

Con sus toques de ingenuo y básico humor y algunos fugaces intentos de abordar temas más profundos como la fe y la familia, “Cry Macho” no será una joya, pero sus aires clásicos de western otoñal y melancólico son eficaces. Esto, ya sea en los sones de la banda sonora de Mark Mancina -con aportes del propio Eastwood-, la visualidad de sus paisajes o algunos planos tan bellos como el de Mike al comienzo luego de haber perdido su trabajo, hasta el rol femenino en las escenas de Marta, incluyendo el evocador uso de una interpretación musical legendaria en sí misma: la emblemática versión de mediados de los años 60 de «Sabor a mí» a cargo de Eydie Gormé y el trío Los Panchos. Por su avanzada edad y el tono mismo de la película, hace dos años muchos pensamos que la subvalorada “La mula” podría ser la despedida del de Eastwood. Sin embargo, a comienzos del año pasado regresó como cineasta a nuestra cartelera con “El caso de Richard Jewell”; ahora no sólo está de vuelta en los cines como realizador, sino también nuevamente de protagonista. Esperemos que, aunque hoy ya tiene 91 años, aún nos depare una nueva obra maestra, así que por ahora nos despedimos confiando en que no sea la última vez, casi como dice en un momento Marta: «Hasta que nos volvamos a encontrar, Clint».

Título Original: Cry Macho
Director: Clint Eastwood
País: Estados Unidos
Año: 2021
Género: Drama, Western
Duración: 104 minutos
Guión: Nick Schenk
Con: Clint Eastwood, Eduardo Minett, Natalia Traven, Dwight Yoakam, Fernanda Urrejola, Horacio García Rojas, Jorge-Luis Pallo
Música: Mark Mancina
Producción: Clint Eastwood, Jessica Meier, Tim Moore, Albert S. Ruddy
Fecha De Estreno: 16 de septiembre, 2021
Distribuidora: Warner Bros. Pictures Chile

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.