De Repente, El Paraíso

Dos años después de su debut mundial en la competencia oficial del Festival de Cannes, ésta muy particular comedia escrita, dirigida y protagonizada por el reconocido realizador Elia Suleiman es el primer estreno exclusivo de la tradicional Sala Cine UC en su reapertura luego de un año y medio.

Durante más de tres décadas se ha convertido en uno de los espacios más tradicionales y queridos por los cinéfilos santiaguinos, que por la se había visto obligado a estar cerrado durante un año y medio. Pero tras su reapertura en agosto con un ciclo gratuito de clásicos proyectados en 16 y 35 milímetros y luego de la renovación de su espacio -que incluye 120 nuevas butacas, mayor separación entre asientos y accesos inclusivos-, la Sala Cine UC estará exhibiendo hasta fines de septiembre su primer exclusivo en mucho tiempo, en funciones presenciales de lunes a jueves en dos horarios, con aforo limitado y pase de movilidad. 

Y el título escogido está a la altura de la ocasión: “De repente, el paraíso”, el más reciente largometraje del realizador Elia Suleiman, estrenado mundialmente en la competencia oficial del Festival de Cannes 2019, donde recibió una mención especial y el premio Fipresci y exhibido ese mismo año en Chile en Sanfic. Nacido en Nazareth y con doble nacionalidad, israelí y palestino, desde principios de los años 90 Suleiman ha desarrollado una filmografía en la que con sólo cuatro largometrajes -además de un puñado de cortos- ha ido conformando un estilo muy particular y nada convencional, en el que utiliza el humor y un aparente tono ligero para abordar temas serios, complejos y delicados, entre los que por supuesto ineludiblemente está presente el permanente dilema y conflicto entre palestinos e israelíes.

El estilo de Suleiman

En Chile, de este cineasta hasta ahora sólo se había estrenado comercialmente hace casi dos décadas su elogiada “Intervención divina”, que también debutó mundialmente en la competencia de Cannes -donde recibió el Premio del Jurado y su primer premio Fipresci, y un festival donde Suleiman es presencia frecuente-. En ese mismo certamen tuvo su mundial en 2012 el largometraje colectivo “7 días en La Habana”, que a fines del año siguiente llegó a nuestra cartelera y en el que uno de los segmentos más sólidos y logrados de esta mirada de siete directores famosos a la capital cubana, fue precisamente el suyo. 

En esas dos producciones, así como en su ópera prima “Crónica de una desaparición”, de 1996, y en “El tiempo que queda”, de 2009, Suleiman no sólo dirige y escribe el guion, sino además actúa, en un personaje de iniciales ES. Acá nuevamente es el protagonista, otra vez encarna a un cineasta que ahora se llama directamente Elia Suleiman, al que vemos en su hogar de su Nazareth natal, y posteriormente seguiremos en París y luego a Nueva York, ciudades también ligadas a su propia vida personal: desde hace años el realizador está radicado en la capital francesa, y vivió en la ciudad estadounidense cuando era veinteañero.

itmustbeheaven 02

Un hombre de pocas palabras

Pero al igual que en sus anteriores trabajos, aquí no estamos ante un relato tradicional, sino más bien una serie de sketches que se suceden unos a otros y donde Suleiman es el gran protagonista, aunque en distintos momentos aparecen fugazmente diferentes personajes, ya sea con actores que podemos reconocer, como Gael García Bernal haciendo de sí mismo en una simpática y breve escena, o el francés Grégoire Colin -rostro habitual en la filmografía de Claire Denis, a quien también hemos visto en títulos de autores ya fallecidos como Chéreau, Rivette e incluso Ruiz-, o hasta encarnados por no actores, como la productora Nancy Grant interpretando precisamente a una productora.

Suleiman vuelve a ser la presencia constante en la pantalla, un individuo que podría ser mudo si no fuera porque en determinados y puntuales momentos habla y quien pareciera ser permanente e impasible observador de lo que encuentra en su camino, lo que lo iguala a nosotros como espectador. Lo que en otro realizador quizás podría ser sólo un derroche de ego y simple afán de protagonismo, acá funciona como un recurso narrativo, como catalizador de un humor absurdo, que por momentos puede parecer hasta ridículo en algunas situaciones, pero que denota inteligencia y capacidad de observación en su mirada al ser humano y la sociedad actual. Es totalmente entendible y ya casi ineludible que los críticos comparen su estilo con el de maestros de la que dirigían y protagonizaban sus propias películas y tampoco solían tener diálogos, ya sea porque aún no existía el cine sonoro o simplemente por opción formal, como Buster Keaton y Jacques Tati, respectivamente, aunque más de algún cinéfilo podrá apuntar que Suleiman no llega a las mismas alturas. Pero como cronista del mundo contemporáneo, y en particular de la realidad histórica de su pueblo, estamos ante un autor muy personal, inteligente y estimulante, y De repente, el paraíso, con su tono encantador y juguetón y su estructura viajera, puede ser para muchos un buen punto de partida para acercarse a su cine. Y de paso, reencontrarnos con la añorada Sala Cine UC.  

itmustbeheaven 04

Título Original: It must be Heaven
Director: Elia Suleiman
País: Francia, Alemania, Canadá, Turquía, Qatar, Palestina
Año: 2019
Género:
Duración: 97 minutos
Guión: Elia Suleiman
Con: Elia Suleiman, Tarik Kopty, Vincent Maraval, Gael García Bernal, Stephen McHattie, Guy Sprung, Ossama Bawardi
Producción: Martin Hampel, Thanassis Karathanos, Michel Merkt, Serge Noël, Zeynep Ozbatur Atakan, Laurine Pelassy, Elia Suleiman, Edouard Weil
Fecha De Estreno: 6 de septiembre 2021
Distribuidora/Plataforma: Sala Cine UC, funciones hasta el 30 de septiembre

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.