El Buen Patrón

Llegó a la cartelera la ganadora como Mejor Película en los premios Goya y los Platino, una nueva crítica social dirigida por Fernando León de Aranoa, ahora en clave de sátira y con una sólida actuación protagónica de Javier Bardem.

Desde sus prometedores inicios en la segunda mitad de los años ’90 y con una trayectoria de más de una decena de largometrajes, Fernando León de Aranoa se ha posicionado como uno de los realizadores más premiados y reconocidos del cine español, especialmente en los premios Goya: ya en 1998 con su ópera prima, Familia, obtuvo la estatuilla por Mejor Dirección Novel, y en 1999 con Barrio la de Mejor Director y Mejor Guion Original, y aunque otros trabajos suyos también recibieron trofeos en esa ceremonia a lo más destacado del cine hispano –Princesas, en 2005, o el documental Invisibles, dirigido junto a otros cuatro realizadores incluyendo a Wim Wenders-, su mayor éxito hasta ahora había sido con Los lunes al sol, con ocho nominaciones, de las cuales ganó cinco incluyendo Mejor Película y Mejor Dirección, a pesar de estar compitiendo con Almodóvar y su Hable con ella.  

Casi 20 años después de ese triunfo, y cinco después de su anterior film, Loving Pablo, León de Aranoa consiguió este año un nuevo hito no sólo en su propia filmografía, sino además en la historia de los Goya: su más reciente estreno, El buen patrón, se convirtió en el título que ha recibido más candidaturas en esos premios, con 20 nominaciones, y en la ceremonia de febrero pasado, donde nuevamente competía con Almodóvar -ahora con Madres paralelas-, finalmente recibió seis trofeos, incluyendo otra vez Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor, y además Mejor Guion Original, Montaje y Música. Tras estrenar mundialmente el año pasado en otro espacio que siempre ha sido muy exitoso para el cineasta, la competencia oficial del Festival de San Sebastián -donde en 1998 ganó la Concha de Plata como Mejor Director por Barrio, y en 2002 la Concha de Oro a la Mejor Película por Los lunes al sol-, culminaba así un contundente recorrido de festivales y premios, a los que también hay que añadir los que consiguió posteriormente el mes pasado en los Platino: Mejor Película, Dirección, Actor y Guion. 

Incursión directa en la comedia

Ahora, dos décadas después de la única vez que una cinta suya se estrenó comercialmente en Chile –Los lunes al sol, porque otros filmes suyos sólo se vieron acá en muestras o festivales-, El buen patrón llegó a la cartelera local, con una historia que le permite a su director y guionista desplegar dos de las características y constantes de su cine: el buen trabajo en la dirección de actores y en lo argumental, las temáticas sociales y el reflejo de la realidad contemporánea, ya sean los sinsabores de la cesantía (Los lunes al sol), la prostitución (Princesas) o la lucha humanitaria en zonas de conflicto (Un día perfecto). Pero en esta ocasión con un acento distinto, ya que si bien en FamiliaLos lunes al sol e incluso en Princesas Un día perfecto, a pesar de las complicaciones de la cotidianeidad de sus personajes siempre había espacio para elementos de humor, esta es la primera que León de Aranoa opta directamente por la comedia. Y no cualquier tipo de comedia, ya que estamos ante una sátira. 

Y más allá de la buena recepción en cuanto a premios, el resultado ha funcionado y logró conectar con el público. A modo de ejemplo, basta con pensar que cuando personalmente pude verla en abril pasado en un cine madrileño aprovechando un viaje a España, llevaba ya siete meses en cartelera -su estreno en cines españoles fue en octubre-, lo que es bastante en estos tiempos de streaming y cada vez más fugaces pasos por los cines para cualquier titulo que no sea un blockbuster, una secuela o no esté protagonizado por superhéroes. 

elbuenpatron 01

El tono y los reduccionismos

¿Es realmente tan buena El buen patrón? ¿Merecía tantos premios? A mi juicio, aunque le reconozco méritos, no era para tanto. De partida, una historia como la que cuenta, que tan fácilmente podría caer en la caricatura con su implacable retrato del mundo laboral, se prestaba para una cierta elegancia en el tono que acá no se consigue, algo que no es de extrañar, ya que la sutileza nunca ha sido uno de los fuertes del director, más proclive a los discursos sociales directos y a menudo sin medias tintas. Por supuesto que no vamos a empezar a imaginar qué habría hecho un clásico como Billy Wilder con este material, pero igual considerando que España ha contado con maestros en la mezcla de comedia y retrato social como Berlanga y Almodóvar, teniendo en cuenta el prestigio y trayectoria de León de Aranoa, el resultado pudo ser más brillante.

Hay que reconocer que parte muy bien y toda la primera media hora funciona a buen nivel, pero por el camino va perdiendo rigor y fuerza y se vuelve muy obvio y básico, redundante y reiterativo. El guion se las arregla para mantener cautivo al espectador y va ofreciendo distintas situaciones y giros, pero igual es muy reduccionista, y la mayoría de los personajes son bastante estereotipados o sin mayor relieve, en especial roles femeninos como el de la esposa y la becaria, muy desdibujados y planos, e incluso en los tiempos de reivindicación femenina que vivimos en todos los ámbitos, se sienten abordados de manera bastante retrógrada, por decirlo de algún modo. 

elbuenpatron 08

Bardem en clave cómica

De todos modos no se puede negar que en términos generales, todo funciona correctamente dentro de ciertos parámetros. El buen patrón es entretenida, dinámica, tiene buen ritmo y su mensaje refleja muy bien una realidad de la sociedad española, la que a pesar de lo idiosincrático perfectamente se puede entender en el contexto latinoamericano, en especial considerando las actuales circunstancias laborales y económicas a causa de la pandemia y el aumento de la inflación a nivel mundial. Y entre sus aspectos más incuestionables está la excelente actuación de Javier Bardem, quien durante la última década ha estado más concentrado en roles dramáticos o en filmes de acción, pero este último año demostró que mantiene intacto su talento para la comedia, en este personaje y en su Desi Arnaz de Being the Ricardos, por el cual recibió su cuarta nominación al Oscar. En su tercer trabajo dirigido por León de Aranoa, por el cual al igual que en Los lunes al sol ganó el Goya al Mejor Actor -el sexto de su carrera, y de paso convirtiéndose en el actor que más veces ha ganado la estatuilla en la historia de esos premios-, acá su patrón es creíble en su humanidad y consigue que el espectador, a pesar de varias actitudes cuestionables, se mantenga de su lado incluso en situaciones que no lo dejan bien parado. El resto del reparto es en general muy sólido e incluye buenos trabajos de secundarios que suelen lucirse, como Manolo Solo y Celso Bugallo, aunque el guion y la dirección no les dan mayores posibilidades de perfilar mejor sus roles.

Título Original: El buen patrón
Director: Fernando León de Aranoa
País:
 España
Año: 2021
Género: Comedia
Duración: 2 horas
Con: Javier Bardem, Manolo Solo, Almudena Amor, Óscar de la Fuente, Sonia Almarcha, Fernando Albizu
Guión:  Fernando León de Aranoa
Música: Zeltia Montes
Producción: Fernando León de Aranoa, Javier Méndez, Jaume Roures
Fecha de estreno: 9 de junio, 2022
Distribuidora: CineColor Film Chile

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.