Gepe y Margot Loyola: Folclor Imaginario

Mezclando conversaciones, testimonios y una sesión acústica con las canciones del álbum de 2018, en este documental chileno el realizador Nino Aguilera registra los lazos artísticos entre dos reconocidos músicos de diversas generaciones.

El programa Miradoc, que a partir de 2013 estrena y distribuye a lo largo de Chile documentales locales y desde el año pasado por el contexto pandémico se ha adaptado en formato online, estrena el segundo título de su ciclo 2021 luego de presentar en marzo “Los sueños del castillo”. El largometraje escogido para este mes de abril es “Gepe y Margot Loyola: Folclor imaginario”, ganador el 2019 de la competencia de la versión chilena del Festival Internacional de Documental Musical, In-Edit.

Como ya adelanta su título, en esta ópera prima el realizador Nino Aguilera desarrolla un registro a partir del álbum Folclor imaginario, lanzado por Gepe en 2018 centrándose en nuevas versiones para canciones tradicionales recopiladas por la reconocida folclorista y compositora Margot Loyola, Premio Nacional de Artes Musicales de Chile en 1994. Una grabación que en buena medida servía como homenaje al legado y trayectoria de la artista, a quien Gepe admiró durante mucho tiempo y conoció al fin personalmente en 2013, dos años antes del fallecimiento de ésta. Gepe, quien previamente ya ha estado al centro de documentales como “Al unísono” (de 2008, dirigido por Pablo Muñoz y Rosario González, en el que se mostraban sus inicios y los de Javiera Mena), convocó para grabar el disco a jóvenes músicos que habían colaborado directamente con Margot Loyola y aprendieron mucho de ella.

gepeymargot 2

Un álbum como punto de partida

Un documental como este podría recordar a “Cuando respiro en tu boca”, del 2018 y dirigido por Carlos Moena, también ganador en In-Edit y distribuido por Miradoc, centrado en el proceso de grabación del disco “Peces”, de Lucybell. En este caso la propuesta de Nino Aguilera no registra la grabación de Folclor imaginario, sino que se desarrolla a partir de esa producción, para seguir dos caminos en paralelo: por un lado, junto a los mismos músicos del álbum, Gepe interpreta nuevamente las poco más de una docena de canciones, pero esta vez en una sesión acústica grabada en un salón del bello Palacio Alamos, ubicado en el barrio Yungay, y en la que también intervienen en algunos de los temas parejas de bailarines que se mueven al ritmo de las canciones. Al mismo tiempo, la película va intercalando reflexiones de Gepe y los músicos en torno a estas obras, sus orígenes y cómo representan una identidad y han conseguido mantenerse vivas a pesar del paso del tiempo. 

Lo que primero vemos en el filme es una imponente visión de una montaña y luego otras hermosas imágenes naturales que además de la zona del Wallmapu en Chile también incluyen países como Ecuador, Costa Rica, Brasil y México. Al mismo tiempo, se oye de fondo la voz de Loyola que comienza diciendo «Yo siempre hablo de la de los silencios. De la música de la naturaleza». Y luego Gepe contando a cámara cuándo fue la primera vez que supo de la compositora, cuyas obras y este álbum en buena medida suponen un nuevo rumbo para lo que el artista ha estado desarrollando en su carrera, cuyos primeros pasos -cuando ya se empezó a hacer conocido luego de sus inicios más independientes- muchos asociaban con el canto de emblemas como Víctor Jara y Violeta Parra, por ende, conectándolo con la raíz folclórica, pero posteriormente asumió una faceta más conectada al pop.

Esta vertiente que Gepe ha estado explorando tuvo su principal influencia en el encuentro con Loyola, una oportunidad en la que como indica coloquialmente el viudo de la artista, Osvaldo Cádiz, «engancharon los carros». En estas canciones del pasado que siguen siendo vigentes, Gepe y su banda homenajean la tradición, pero también la logran «deconstruir», como comenta en un momento el productor del álbum y uno de los nombres más reconocidos en este ámbito en la local, Cristián Heyne.

gepeymargot 3

Un concepto distinto del folclor

Y efectivamente, las canciones transitan entre momentos más tradicionales, cadenciosos y de tonos bolerísticos, pasando por contagiosas cuecas, hasta la participación de uno de los exponentes de la urbana más exitosos de los últimos años en la escena chilena, Gianluca, improvisando en «Amoríos pasajeros». Y al final «Joane», la canción dedicada a Joane Florvil -la inmigrante haitiana fallecida en 2017 en lamentables circunstancias- que además de incorporar una temática de contingencia social, tiene un estilo que en apariencia está más alejado de lo que convencionalmente se considera folclor.

Precisamente en torno a este concepto del nuevo folclor, de ese «folclor imaginario» en el que la intuición es fundamental según Gepe, reflexionan junto a sus músicos que lo acompañaron en el disco y en esta sesión -Miguel Molina, Gonzalo Gómez, Claudia Mena, Claudio Constanzo y Marcelo Cornejo-, reunidos en la tradicional Casa de la Cueca, en el sector de Avenida Matta. Y también a lo largo del documental habrá otras voces que opinarán al respecto, desde exponentes tan recientes y juveniles como el ya mencionado Gianluca, hasta una de las figuras ineludibles en el canto folclórico local, María Esther Zamora. Y en algunos pasajes de la película se ve también a quien durante décadas formara insuperable dupla con ésta, don Pepe Fuentes, fallecido a fines del año pasado, a quien también se menciona y destaca en distintos momentos. 

Más allá del cautivador encanto y evocadora de la música, registrada con un excelente trabajo sonoro, como suele ocurrir con este tipo de documentales es probable que el espectador lo disfrute mucho más si ya conoce y admira a Gepe o al menos aprecia este estilo musical. Por lo mismo, tal vez su alcance e interés sea menos transversal y más acotado y específico, lo que por ejemplo se refleja en que en todas las intervenciones y testimonios no aparezcan los nombres de quienes están hablando, y recién se informan al final del documental.

gepeymargot 4

Tal vez como todo está centrado a partir de la grabación de Gepe y la interacción con sus músicos, la audiencia se quede con las ganas de haber aprendido más sobre Margot Loyola, o de haber tenido un mayor contexto para dimensionar la importancia de su legado y carrera. Pero, de todos modos, aunque en lo formal sea muy convencional, se trata de un trabajo correcto y muy cuidado en los aspectos técnicos y artísticos.

Título Original: Gepe y Margot Loyola: Folclor imaginario
Director: Nino Aguilera
País: Chile
Año: 2019
Género: Documental
Duración: 90 minutos
: Diversas canciones interpretadas por Gepe y conjunto
Producción: Húmedo, Quemasucabeza, Penélope Fortunatti
Web: Ver Acá
Fecha De Estreno: 22 de abril
Distribuidora/Plataforma: Miradoc / Disponible en distintas plataformas, a través de www.miradoc.cl

gepeymargot 5

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.