J’accuse

Una atractiva ambientación de época, excelentes actuaciones y una acuciosa mirada del célebre proceso al oficial Dreyfus destacan en el más reciente filme de Roman Polanski, ganador del Gran Premio del Jurado en la competencia oficial del Festival de Venecia 2019.

Hace dos años en el Festival de Venecia, en la misma competencia oficial que ganó “Joker” y donde también participaron títulos como la chilena “Ema” o la estadounidense “Historia de un matrimonio” de Noah Baumbach; “Ad Astra” de James Gray; y “La lavandería” de Steven Soderbergh, debutó mundialmente “J’accuse”, la mirada del veterano cineasta polaco Roman Polanski sobre un hecho histórico que, aunque ocurrió a fines del siglo XIX y ya ha sido abordado en el en ocasiones anteriores, sigue despertando interés y generando reflexiones: el llamado «caso Dreyfus».

Acusado de espionaje y traición, el oficial francés de origen judío Alfred Dreyfus fue destituido por el Ejército galo a partir de pruebas escasamente fundamentadas y un proceso que culminó con su reclusión en la Isla del Diablo; la revisión del caso, que fue sacando a la luz muchos cabos sueltos e irregularidades, además de un evidente antisemitismo, inspiró al prestigioso escritor francés Émile Zola que escribió su legendario alegato «J’accuse» (Yo acuso), que polarizó aún más a la opinión pública gala en torno a esta situación. Y también ha dado vida a lo largo de las décadas a diversas películas, como un cortometraje mudo contemporáneo a los acontecimientos, dirigido por el mítico Georges Méliès o La vida de Émile Zola, de William Dieterle -ganadora de tres en 1938 incluyendo Mejor Película, y nominada en otras siete categorías- y la versión de 1958 dirigida y protagonizada por José Ferrer, con guion de Gore Vidal y el mismo título de la versión de Polanski, “Yo acuso”, que en su estreno local llega a nosotros en el francés original.

jaccuse 03

El aporte de Robert Harris

Luego de su estreno mundial en la competencia del certamen italiano, donde recibió el Gran Premio del Jurado, esta reciente mirada fílmica al «affaire Dreyfus» ha tenido una elogiada trayectoria entre los críticos, incluyendo reconocimientos como sus cuatro nominaciones en los Premios del Europeo -Mejor Película, Director, Guion y Actor- y el año pasado sus 12 nominaciones en los Premios César de Francia, donde terminó recibiendo tres estatuillas: Mejor Director (la quinta vez que recibía este reconocimiento), Guion Adaptado y Vestuario. Todo esto la convierte en el largometraje de Polanski que mejor recepción ha tenido en la última década, ya que para encontrar una acogida previa tan entusiasta habría que remontarse a 2010 y su notable “El escritor oculto”, también premiada en los César como Mejor y Guion Adaptado, y triunfadora en los Premios del Europeo donde ganó seis estatuillas incluyendo Mejor Director y Guion. Tanto esa película como “J’accuse” se basan en un libro del escritor británico Robert Harris, quien en ambos casos además realizó su propia adaptación y escribió el guion junto a Polanski, en este caso adaptando su novela de 2013.

Tal vez no es mera coincidencia que las dos películas más sólidas del realizador polaco en estos últimos años cuenten con el aporte de Harris. A pesar de sus logros específicos, ni las adaptaciones teatrales “Un dios salvaje” (2011) y “La piel de Venus” (2013) ni la entretenida “Basada en hechos reales” (2017, estrenada acá en 2018) alcanzaron estos niveles de construcción argumental y precisión narrativa, por lo que es probable que el autor británico sea clave en los resultados y un aporte al veterano Polanski, quien a estas alturas, con 88 años recién cumplidos y luego de más de seis décadas de carrera cinematográfica -en una filmografía compuesta en su mayoría precisamente por adaptaciones a la pantalla grande de novelas u obras de teatro- probablemente ya no consiga una obra maestra a la altura de sus hitos que ya son clásicos, como “El bebé de Rosemary” y “Chinatown”, pero confirma acá que aún mantiene intacto su talento.

jaccuse 01

Un verdadero relato detectivesco

“J’accuse” comienza con la rigurosa ceremonia al aire libre en la que Dreyfus es destituido públicamente por traición, la que concluye con el oficial retirándose mientras la multitud le grita «¡escoria!» y otros epítetos. Se inicia así una trama que se desenvolverá a lo largo de cinco años, pero en la que el verdadero protagonista no será el cuestionado militar, sino Georges Picquart, oficial que es ascendido a teniente coronel y designado al frente de la sección de inteligencia del ejército francés y además tuvo como alumno a Dreyfus en la Escuela Superior de Guerra. Picquart es muy respetuoso de los protocolos y los dictámenes de los altos mandos, pero al asumir su nuevo puesto paulatinamente irá descubriendo distintos cabos sueltos ligados al caso Dreyfus y a pesar de que él mismo reconoce no tener mayor simpatía por los judíos, poco a poco se va sumergiendo cada vez más en el intento de sacar a la luz la verdad y que prevalezca la justicia, aunque en el camino irán surgiendo diversos obstáculos y sus superiores empezarán a verlo con otros ojos.

Asistimos a una historia que indigna, pero que también puede apasionar al espectador ya que lo que en apariencia podría ser sólo un convencional drama judicial, acá es casi  un vibrante y minucioso relato detectivesco, donde van surgiendo nuevas aristas, todo guiado con excelente pulso narrativo por Polanski, con un tono consistente y seguro al que contribuye el montaje de Hervé de Luze. Hay tensión e intensidad, lo que subraya la banda sonora del premiado y solicitado Alexandre Desplat y su cuidada visualidad, con la fotografía de Pawel Edelman -colaborador habitual de Polanski desde “El pianista”- y la espléndida ambientación de época que aporta el diseño de producción de Jean Rabasse -el mismo de títulos como “Vatel”, “Jackie” y “Climax”-, ofrece un contexto muy adecuado a la trama.

jaccuse 02

Los ecos de la realidad

Considerando la manera en que se despliega la historia, la importancia de los diálogos y el detallista guion de la dupla Harris/Polanski y sabiendo que una de las grandes habilidades que Polanski ha perfeccionado a lo largo de su carrera es la dirección de actores, no es de extrañar que el nutrido elenco sea fundamental en el resultado y uno de los puntos altos del film. El ganador del Oscar por “El artista”, Jean Dujardin, está muy bien como Picquart, mientras Louis Garrel -al que debieron caracterizar para que se viera mayor de lo que es- no tiene demasiadas posibilidades de ir más alá de la superficie al encarnar a Dreyfus, y también otros reconocidos actores galos aparecen acá en roles secundarios aunque importantes, como Mathieu Amalric, Vincent Perez, Melvil Popaud, la propia esposa del Emmanuelle Seigner -quien ha actuado en sus tres últimos filmes- y hasta el octogenario cineasta argelino Mohammed Lakhdar-Hamina -Palma de Oro en Cannes 1975 por “Crónica de los años de fuego”-; y sin embargo, algunas de las interpretaciones más memorables corren por cuenta de actores menos estelares o reconocibles para el público, como por ejemplo el comandante Henry de Grégory Gadebois.

Como es inevitable con cualquier nuevo trabajo de Polanski, los cada vez más ineludibles debates sobre si es posible separar al autor de su obra volvieron a hacerse presentes con “J’accuse” desde su estreno, tal vez aún más exacerbados en esta ocasión por la relevancia que en los últimos años han adquirido las redes sociales. En ese mismo sentido, era prácticamente ineludible que muchos críticos y cinéfilos vieran en este argumento un evidente eco y reflejo de la situación personal y judicial del propio realizador; no se puede descartar ese enfoque, pero tampoco es justo pensar que todo este film se puede reducir sólo a eso, ya que sabiendo que Polanski acostumbra a ser implacable y cuestionador en sus retratos humanos y sociales, no es difícil encontrar paralelos entre la sociedad de fines del siglo XIX que vemos en pantalla y el mundo actual y la forma en que hoy se maneja la información, la facilidad con la que se destruyen reputaciones o cómo se vulnera la justicia de manera impune y abusiva.

jaccuse 06

Hay quienes se han quejado de que el largometraje es frío o demasiado clásico y académico en lo formal, o que le falta más emoción; y es cierto que en la superficie no es tan conmovedor como se podía esperar, pero justamente en esa sobriedad que tiene el enfoque de Polanski reside parte del encanto de la película, al menos para mí. No hay golpes bajos ni manipulaciones obvias y si bien no profundiza mayormente en la psicología o humanidad de sus personajes, de todos modos me parece uno de los filmes más fascinantes y entretenidos que hemos visto en esta temporada y un tipo de que no vemos tan a menudo en nuestra cartelera. 

Título Original: J’accuse
: Roman Polanski
País: Francia-Italia
Año: 2019
Género: Drama histórico
Duración: 131 minutos
Guión: Robert Harris, Roman Polanski
Con: Jean Dujardin, Louis Garrel, Grégory Gadebois, Emmanuelle Seigner,  Didier Sandre, Wladimir Yordanoff, Hervé Pierre, Vincent Perez, Melvil Poupaud, Vincent Grass
Música: Alexandre Desplat
Producción: Alain Goldman, Luca Barbareschi, Paolo Del Brocco
Fecha De Estreno: 26 de agosto
Distribuidora: CDI Films

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.