Magic Camp

La cinta protagonizada por Adam Devine debuta el 15 de enero en Disney+.

Desde el arribo de + a Latinoamérica muchas producciones han encantado a los usuarios, desde series fantásticas hasta películas animadas. En esta ocasión llega la cinta juvenil “Magic Camp”, que se desarrolla en un instituto de magia y busca dejar varias enseñanzas.

“Magic Camp” cuenta la de Andy Duckerman (Adam Devine), quien pasó gran parte de su infancia en el instituto de magia, para luego en su juventud convertirse en un destacado mago. Sin embargo, tras la traición de su compañera con la quien conformaban el dúo “Abracadúo”, terminó fracasando en su objetivo de convertirse en una gran estrella. Muy deprimido en su adultez, todo cambia cuando recibe una oferta del campamento para convertirse en consejo y ayudar a los nuevos estudiantes.

Como todos los años, la escuela realiza un anual de magia que entrega destacados reconocimientos a los jóvenes. Como era de esperarse, Andy queda a cargo del equipo “Corazones”, compuesto por particulares niños sin muchas habilidades, pero con ganas de aprender y quienes también se enfrentarán a los “Diamantes”, comandados por Kristina Darkwood (Gillian Jacobs) la ex novia y archirrival de Andy.

A pesar de ser una cinta divertida y que sin duda puede resultar atractiva para su público objetivo, no es muy significativa. Como toda cinta de Disney deja muchas enseñanzas, desde el comienzo plantea ideas como el salir de la zona de confort, no tener que cumplir expectativas de otros, luchar por sus sueños y explotar el talento propio. Y así como película típica, encontramos los clichés de siempre, los “populares” y los “no tan populares”, el chico nerd, la niña tierna, la ruda, el que hace bullying y muchos más.  

Lo que sostiene la trama en gran parte son sus actores, algunos rostros muy conocidos como Adam Devine o Gillian Jacobs, como otros nuevos, los jóvenes que conforman los grupos del campamento.

“Magic Camp” pretendía ser estrenada en cines, pero finalmente terminó debutando en streaming, lo que parece una decisión correcta porque no consigue ser una historia muy trascendental. Por su trama y composición recuerda mucho a “Camp Rock” con una mezcla de “School of Rock” y es posible que esta nueva cinta sea el equivalente para las nuevas generaciones. Es ideal para ver un fin de semana en familia, con niños, niñas y jóvenes porque resulta un relato agradable que deja varios mensajes importantes.