Más dura será la caída

Con un atractivo elenco y una irresistible y anacrónica banda sonora, este violento, estilizado y entretenido western en clave afroamericana ya está disponible en Netflix.

Como sucede siempre que se estrena un nuevo y cada vez que aparece una película western, buena parte de la prensa de espectáculos y los críticos hablan de un género que parecía estar muerto o agonizante y se desempolvan frases como que el nuevo título «revitaliza el género». Pero, en lo que respecta específicamente a los filmes del Oeste, en verdad basta hacer un poco de memoria para darse cuenta que están más presentes de lo que parece en el panorama audiovisual (sobre todo desde los Oscar que hace tres décadas recibieron títulos como “Danza con lobos” y “Los imperdonables”), en especial cuando se trata de aquellos largometrajes que revisan o «revisitan» las características icónicas del western para ofrecer nuevas miradas, a veces conectándolas temáticamente con la actualidad, como tan bien lo lograron los hermanos Coen en 2007 con “Sin lugar para los débiles”. Sin ir muy lejos, sólo considerando este último año ya pudimos ver “Noticias del gran mundo” en la temporada de Oscar y, en los meses posteriores, se han estrenado -ya sea en cines o en streaming- desde trabajos que nos interpelan desde el pasado, como “First Cow”, hasta otros que hemos comentado en y que se desarrollan desde lo contemporáneo, como la reciente “Cry Macho”, o “Cowboys de Filadelfia”.

En ese último filme, estrenado en Netflix, el talentoso actor británico Idris Elba encarnaba a una figura paterna que conectaba al adolescente protagonista con la tradición vaquera en pleno entorno urbano y contemporáneo. Seis meses después lo tenemos de regreso en la misma plataforma, ahora como el implacable e imperturbable villano en “Más dura será la caída” -tiene el mismo título original que un clásico de los años ’50 con Humphrey Bogart y Rod Steiger-, que acaba de debutar con buena recepción de crítica. Acá Elba es Rufus Buck, a quien califican como «el diablo en persona» y quien da comienzo a la película con un tenso y cruel momento que en los cinco minutos iniciales marcará literalmente al protagonista, Nat Love, en ese entonces sólo un niño. Luego la acción avanzará al presente de sus personajes y se centrará en la rivalidad entre dos bandas de forajidos, la de Buck, y el grupo que lidera el ya adulto Nat, quien ve este momento como la ocasión para vengarse de lo que sucedió en su infancia.

masduraseralacaida 01

Un western contemporáneo en su tono y estilo

Filmada -al igual que “Noticias del gran mundo”- en Nuevo México, “Más dura será la caída” incluye gran parte de los ingredientes habituales en el western: personajes fuera de la ley, trenes, cabalgatas, saloons, robos de banco, enfrentamientos y balaceras en la calle principal del pueblo y la cuota de romance. Pero todo acá en clave afroamericana como en “Cowboys de Filadelfia”, con la diferencia de que la historia ya no transcurre en la actualidad sino en los tiempos originales del llamado Lejano Oeste, lo que le da un perfil racial más marcado. Y por si quedaran dudas, al comienzo se lee literalmente, «Aunque los hechos de esta película son ficticios, ESTA. GENTE. EXISTIÓ»; porque algunos de los personajes ya son parte de la leyenda del western.

La otra diferencia principal con todas las otras producciones mencionadas anteriormente, es que desde sus atractivos títulos de crédito al comienzo, queda claro que aunque transcurra en el pasado, el tono de “Más dura será la caída” es bastante contemporáneo, desde los recursos visuales -pantallas divididas, efectos de montaje, personajes caminando en cámara lenta, peleas al ritmo de una canción- hasta su anacrónica e irresistible banda sonora, que transita entre distintos estilos emblemáticos de la música negra -como el hip hop, reggae y el soul- y le aporta a la trama un ritmo y energía extras. Reconocidos artistas de distintas generaciones, desde Koffee o Kid Cudi con Jay-Z -quien también es productor del filme- hasta Lauryn Hill, Seal y Barrington Levy, son parte del soundtrack, donde la música incidental corrió por cuenta del propio director de la película, el británico Jeymes Samuel, quien es además un elogiado productor y compositor.

masduraseralacaida 02

Ecos y guiños cinéfilos

En su segunda película como realizador, Samuel vuelve a incursionar en el western afroamericano al igual que en su ópera prima de 2013, “They Die by Dawn”. Y así como en esa oportunidad convocó a un atractivo elenco que incluía a nombres como Rosario Dawson, Giancarlo Esposito y el recientemente fallecido Michael K. Williams -a quien está dedicado este nuevo trabajo-, algunos de ellos en roles que vuelven a aparecer en este filme pero interpretados por otros actores, ahora el reparto es incluso más contundente, porque además de Elba entre otros están Zazie Beetz (Deadpool 2, Joker), la ganadora del Oscar Regina King y el nominado este año a la estatuilla Lakeith Stanfield. Y liderando el equipo, el ascendente Jonathan Majors junto al veterano Delroy Lindo, dupla que el año pasado vimos también en Netflix, como padre e hijo en “5 sangres”, de Spike Lee. Un grupo de actores carismáticos y con muy buena química entre ellos, ideales para dar vida a estos personajes aguerridos, resueltos y siempre cool, como la propia película, muy estilizada en sus opciones visuales, desde la dirección misma hasta la ambientación de época, con esos pueblos que lucen tan artificiales y coloridos, casi como si fueran de un parque de entretenciones o las blanquísimas construcciones de Maysville, precisamente el único pueblo «blanco» que se ve en la historia.

Como es ineludible, es posible reconocer guiños cinéfilos a la tradición del western sembrada por maestros como Ford, Hawks o posteriormente Peckinpah y el spaghetti western de Sergio Leone, e incluso también por ahí recordaremos títulos como “Silverado” (1985), de Lawrence Kasdan, y muy especialmente “Rápida y mortal” (1995), de Sam Raimi. Pero es inevitable mencionar a Tarantino, no sólo porque en la producción está Lawrence Bender, productor de varios de los títulos más recordados de éste -entre ellos “Perros de la calle”, “Pulp Fiction”, “Kill Bill” y “Bastardos sin gloria”-, sino además por el tono mismo de la propuesta, con su puesta en escena y ese estilo de banda sonora y la mezcla entre la violencia, la sangre, el sentido del humor y una trama dinámica y entretenida, que no agota ni aburre a pesar de sus casi dos horas y media de duración. Afortunadamente, pese a lo que se podría pensar “Más dura será la caída” no es una simple parodia o un conjunto de caricaturas del Viejo Oeste, incluso aunque no profundiza mayormente en la psicología de sus personajes y se queda más en la superficie. En más de un aspecto y dependiendo del espectador, el resultado hasta puede ser más redondo, genuino y satisfactorio que en las incursiones «tarantinescas» en el western, Django sin cadenas y Los 8 más odiados. Título original: The Harder They Fall

Director: Jeymes Samuel
País: Estados Unidos
Año: 2021
Género: Western, Drama
Duración: 149 minutos
Con: Jonathan Majors, Idris Elba, Zazie Beetz, Regina King, Lakeith Stanfield, Delroy Lindo, Danielle Deadwyler, RJ Cyler, Edi Gathegi, Deon Cole
Guión: Jeymes Samuel, Boaz Yakin
Música: Jeymes Samuel
Producción: Lawrence Bender, Jay-Z, James Lassiter, Jeymes Samuel
Fecha de estreno: 3 de noviembre
Web:Ver Acá
Plataforma: Netflix

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.