Review de Madame Claude

Vida, auge y caída de Fernande Grudet, la mujer que durante dos décadas regentó la casa de citas más poderosa de Francia. Estreno en Netflix.

Durante 20 años, Fernande Grudet (1923-2015) mantuvo un floreciente negocio dedicado a la prostitución femenina que le entregó fortuna, contactos, buen vivir e inmunidad ante la ley. Entre fines de los años 50 y 70, esta humilde hija de un panadero que vendía bocadillos en la estación de trenes de Angers (al este de Francia) construyó con meticulosidad, aplicación y sentido comercial una especie de imperio del lenocinio de lujo, atendiendo a políticos y mafiosos, rufianes y diplomáticos, estrellas de Hollywood y dignatarios del extranjero. Mientras pagaran la tarifa, que fue siempre alta, no había problemas.

Grudet, conocida entre todos simplemente como Madame Claude, tuvo su auge y su apogeo, como todos quienes construyen su identidad y su mito desde los orígenes más improbables. Para ello se inventó un supuesto pasado con ribetes novelescos y fue más o menos ese cuento el que les relató a todo el mundo, empezando por sus clientes y siguiendo con la policía y los periodistas: habría sido hija de un importante industrial, habría luchado en la Resistencia contra los nazis, etcétera.

madameclaude 02

Nueva historia para un clásico

Si se mira en perspectiva, aquellas fábulas no están ni cerca de la historia que estaba construyendo con su propia vida. Es más, esta existencia ya sirvió para hacer una película bastante popular en su momento que se llamó simplemente “Madame Claude” (1977): la protagonizó la estrella francesa Françoise Fabian y la dirigió Just Jaeckin, que venía de realiza “Emmanuelle” (1974), clásico del erótico con Sylvia Kristel.

Ahora, a través de , nos llega la segunda recreación de los azares, las gestas y las caídas de Fernande Grudet. Esta “Madame Claude” es protagonizada por Karole Rocher en el rol principal y ahora la dirección corre por cuenta de una mujer: la cineasta francesa Sylvie Verheyde, quien antes tuvo a Karole Rocher en tres de sus seis largometrajes.

Aquella afinidad entre cineasta y se nota a primera vista y, si somos honestos, podemos decir que es lo que más resaltará durante toda la historia. La película se mueve básicamente por la fuerza propulsiva de Rocher en el rol de Madame Claude. El resto es fundamentalmente un decorado algo superficial de situaciones que quizás ya hemos visto en otras producciones, en particular en las películas de gángsters de , imitadas hasta el hartazgo en el cine estadounidense y, por lo que se ve acá, en el mundo entero.

madameclaude 03

Un personaje creado a la perfección

Sin embargo, estas falencias no alcanzan para empañar el trabajo de la actriz en el rol de la implacable Madame Claude. Metódica, adicta al trabajo, reacia al alcohol y más inteligente que cualquier hombre que se le plante enfrente, Claude resume su credo en la escena inicial con esta frase: “Entendí de joven que los hombres nos trataban como putas. Por eso decidí ser la reina de ellas y convertir nuestro cuerpo en una armadura de combate”.

Madame Claude evita tener parejas (“no tengo tiempo para eso”) y se muestra fría, pero tiene cierto sentido del honor que le impide aprovecharse de sus muchachas y que en la vida real le hicieron una y otra vez negar los cargos en su contra por proxenetismo. También tiene amigos importantes en la policía y en la mafia y juega a dos bandas, en la luz y en la sombra, ayudando a unos y a otros, manteniéndose a flote en la ruda vida contemporánea.

madameclaude 04

Desde el orden institucional nadie la toca pues saben que por su casa de citas han pasado ministros y presidentes, Kennedy y el Sha de Irán, Marlon Brando y Alain Delon. En el hampa nadie la molesta, porque tienen claro que ella siempre les brindará cobijo, ayuda y protección. Está blindada y esos son sus años de gloria. Luego, claro, cambiarán las reglas del juego, Francia será gobernada por otro presidente (Valéry Giscard d’Estaing desde 1974 a 1981) y Madame Claude enfrentará con la astucia y el coraje que la caracteriza los tiempos de la “limpieza moral”.

Karole Rocher, la protagonista, está presente en casi todos los cuadros de la película y hay que agradecer que la realizadora Sylvie Verheyde no haya desviado la trama por otros callejones. Rocher es la única avenida posible en esta cinta correcta, redimida por su protagonista.  

madameclaude 05

Título Original: Madame Claude
: Sylvie Verheyde
País: Francia
Año: 2021
Género: Drama
Duración: 112 minutos
Con: Karole Rocher, Garance Mirillier, Roschy Zem, Benjamin Biolay, Pierre Dedalonchamps.
Guión: Sylvie Verheyde.
Música: Françoise Hardy, Nancy Sinatra, Sylvie Vartan, The Tyrannies, Michael and The Messengers, etc.
Producción: Florence Gastaud, Nicolas Roger.
Fecha de estreno: 2 de abril, 2021
Web: Ver Acá
Plataforma: Netflix