Ruido de fondo

Era uno de los títulos más esperados del 2022 por muchos cinéfilos, pero desde su estreno mundial como filme inaugural en el pasado Festival de Venecia, la nueva película del director Noah Baumbach, basada en la novela homónima de Don DeLillo, ha generado opiniones muy diversas y opuestas a favor y en contra. Protagonizada por Adam Driver y Greta Gerwig, ya se puede ver en Netflix.
ruidodefondo 01

Por diversas razones, para muchos cinéfilos la nueva película del director y guionista Noah Baumbach: “Ruido de fondo”, que ya está disponible en streaming, era uno de los estrenos más esperados del año recién pasado e incluso su estrategia para llegar al público estaba pensada para seguir una pauta que ya había funcionado muy bien previamente con el anterior trabajo de su director: “Historia de un matrimonio”. Ese elogiado y memorable drama familiar tuvo su premiere mundial en la competencia oficial del Festival de Venecia de 2019 y, luego de un exitoso paso por distintos certámenes, llegó a algunas salas de cine a lo largo del mundo, para luego estrenarse en Netflix. Además de figurar en varias listas con lo mejor del cine de esa temporada, culminó su sólido recorrido de más de un centenar de premios y reconocimientos con seis nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Película.

En el caso de “Ruido de fondo” ese esquema era muy similar, pero los resultados han estado siendo muy disímiles. También debutó mundialmente en Venecia, donde incluso fue el filme de apertura, pero la reacción de críticos y cinéfilos fue muy dividida y así continuó siendo en los siguientes prestigiosos festivales donde estuvo -entre ellos Nueva York y Londres-. El paso a cines antes de llegar al streaming. fue bastante más irregular que el de “Historia de un matrimonio” (por ejemplo, en nuestra región sólo llegó a algunas salas en Argentina y Brasil), además se tardó en confirmar su fecha de estreno en Netflix, a donde llegó finalmente el penúltimo día del 2022. Y aunque ha tenido algunas nominaciones a premios, como la de Adam Driver como Mejor Actor de Comedia en los Globos de Oro, claramente no ha tenido la misma repercusión del anterior filme de Baumbach y no estuvo muy presente en las listas de lo mejor del año. 

El proyecto más irregular, fallido y arriesgado de Baumbach

¿Y se merecía en verdad la película una recepción tan tibia y discreta, incluso derechamente negativa? Luego de verla, se entiende por qué. En muchos aspectos, puede ser la película más irregular y fallida de Baumbach, y a la vez la más ambiciosa, en la que se arriesgó más en lo formal y narrativo, lo que no deja de ser un mérito si consideramos que se trata de uno de los realizadores y guionistas más interesantes y talentosos surgidos del cine independiente estadounidense en las últimas dos o tres décadas. En ese sentido, es atractivo que se animara a salir de su «zona de confort», o al menos del tipo de cine que ha desarrollado en títulos como “The Squid and the Whale” (2005), “Frances Ha” (2012), “Mientras somos jóvenes” (2014) o su primera incursión en Netflix: “The Meyerowitz Stories” (2017). Estas películas recordaban a trabajos de cineastas como Woody Allen en su mejor época, centradas en cierto sector de la sociedad estadounidense, con referencias intelectuales y artísticas, historias centradas en la cotidianeidad de personajes muy bien delineados, diálogos agudos y un sentido del humor muy particular, y siempre con sólidas actuaciones.

Pero en su nuevo proyecto, Baumbach por primera vez dirigió un guion que escribió a partir de material ajeno y no de cualquier autor. Se trata de una adaptación de la novela homónima -titulada en el original en inglés White Noise, al igual que la película- de uno de los escritores estadounidenses más reverenciados durante el último medio siglo, el hoy octogenario Don DeLillo. Publicado en 1985, el libro era considerado «infilmable», lo que podría haber disuadido al cineasta, pero hace una década esto tampoco fue un obstáculo para que David Cronenberg adaptara al cine otra novela de DeLillo que era considerada «infilmable»: “Cosmópolis”, título que también generó reacciones muy variadas entre el público y la crítica. Pero claro, Baumbach y Cronenberg son realizadores bastante distintos entre sí, y en buena medida “Cosmópolis” era un proyecto que se sentía más coherente en la filmografía del segundo. En cambio, en principio tal vez Baumbach no habría sido la primera elección que se vendría a la cabeza para dirigir Ruido de fondo, un relato ambientado en los años ’80 donde una excéntrica familia compuesta por un matrimonio y sus cuatro hijos de relaciones anteriores se ven envueltos en extrañas situaciones cuando junto a los habitantes de la apacible localidad donde viven se ven obligados a evacuar por culpa del riesgo químico que ha desatado un accidente ferroviario.

ruidodefondo 02

Errática diversidad de tonos

Aunque en un comienzo “Ruido de fondo” puede llamar la atención y despertar la curiosidad con su ritmo agitado y los curiosos y a menudo estrambóticos comportamientos y actitudes de sus protagonistas, progresivamente se siente cada vez más errática, como si le costara encontrar un tono definido entre la sátira distópica, la crítica social desarrollada a través del humor negro y absurdo, el cine de catástrofes (con reconocibles guiños al Spielberg de los años ’70 y ’80) e incluso el terror y el suspenso. Tal vez esa era la intención de Baumbach al llevar al cine la trama de Baumbach, que no hubiera un tono definitivo considerando la situación que están atravesando la pareja protagónica, y para que así los espectadores estuviéramos tan perplejos como ellos. Pero si así hubiera sido, de todos modos, lo que vemos no termina de convencer y conectar, cuesta empatizar con sus personajes que llegan a ser desagradables e incómodos, y el ritmo no es todo lo fluido que se hacía necesario, más aún considerando que sus más de dos horas de duración parecen excesivas. 

Con todo esto, y aunque haya quienes defiendan este largometraje, es difícil no sentir cierta decepción, sobre todo para quienes admiramos a Baumbach y hemos estado siguiendo su filmografía, y más aún después de los espléndidos resultados que obtuvo con la conmovedora y entrañable “Historia de un matrimonio”. Incluso su habitual habilidad como director de actores no parece funcionar del todo acá, pese a tener un muy buen elenco, encabezado por dos figuras que ya se han lucido en algunos de sus filmes más memorables, como Adam Driver y Greta Gerwig, pareja en la vida real del cineasta. Driver y Gerwig no parecen estar cómodos ni convencidos con sus propios roles, en medio de un reparto que también incluye desde Don Cheadle hasta actores alemanes como Lars Eidinger y la veterana Barbara Sukowa. Pero no todo es fallido: en “Ruido de fondo” se pueden destacar la fotografía de Lol Crawley, una inspirada banda sonora de Danny Elfman muy típica del compositor y que funciona muy bien en esta historia, y el atractivo diseño de producción del dos veces nominado al Oscar Jess Gonchor, habitual en el cine de los hermanos Coen en los últimos 15 años, y quien destaca en locaciones como el supermercado donde no sólo transcurren distintos momentos de la trama, sino además los minutos finales, tal vez lo mejor de la película, con un inesperado número musical durante los créditos finales al ritmo de una nueva y contagiosa canción de LCD Soundsystem, «New Body Rhumba».

  • Título original: White Noise
  • Director: Noah Baumbach
  • País: Estados Unidos-Inglaterra
  • Año: 2022
  • Género: Comedia, drama
  • Duración: 136 minutos
  • Guión: Noah Baumbach
  • Con: Adam Driver, Greta Gerwig, Don Cheadle, Raffey Cassidy, Sam Nivola, May Nivola, Lars Eidinger, Carlos Jacott, André Benjamin, Jodie Turner-Smith, Bill Camp
  • Música: Danny Elfman
  • Producción: Noah Baumbach, David Heyman, Uri Singer
  • Web: Ver Acá
  • Fecha de estreno: 30 de diciembre, 2022
  • Plataforma: Netflix