Titane

Ya se puede ver en la plataforma Mubi el polémico, intenso y desprejuiciado segundo largometraje de la francesa Julia Ducournau, que ganó la Palma de Oro en la competencia del Festival de Cannes 2021. En más de siete décadas de historia, era apenas la segunda vez que un film dirigido por una realizadora obtenía el principal trofeo del certamen francés, y el resultado sin duda no deja a nadie indiferente.

«Contiene agresión sexual», «autolesión», «contenido sexual explícito», «imágenes detalladas de lesiones», son algunas de las frases que aparecen a modo de advertencia al inicio en Mubi antes del comienzo de Titane, la polémica ganadora de la Palma de Oro en la competencia del Festival de Cannes del año pasado, y que esa plataforma estrenó hace pocos días. Y si se pudiera pensar que es una exageración y que no es para tanto, basta con ver el primer tercio de esta película francesa para comprobar que efectivamente estamos ante una experiencia intensa, que definitivamente no es para todos los gustos y pondrá a prueba la tolerancia y resistencia de más de un espectador. 

Desde sus primeros cinco minutos que marcarán el destino de la protagonista a partir de su infancia, hasta un desenlace que impacta y estremece, Titane es difícil de encasillar, considerando que entre otras cosas entremezcla el fetichismo con los vehículos e incluso tener sexo con un auto, con salvajes e impresionantes asesinatos, el posible reencuentro entre un padre y su hijo luego de años de estar desaparecido, y una mirada a las fronteras de la identidad sexual y de género. Thriller, violencia, erotismo y drama familiar son parte del cóctel, y en el centro de todo están dos personajes extremos y complejos cuyos caminos se cruzarán de una manera muy particular: Alexia, taciturna e indescifrable bailarina de 32 años, y Vincent, veterano comandante de una compañía de bomberos que es firme y autoritario con sus subordinados, pero en privado acarrea tormentos físicos y el sufrimiento por el hijo al que nunca ha vuelto a ver. 

Transgresión, influencias y sello propio

A estas alturas, cuando a lo largo de la historia del cine -en especial durante el último medio siglo- ya se han visto tantas películas provocadoras y transgresoras, en teoría pareciera ser cada vez más difícil que un nuevo título descoloque a las audiencias, pero no se puede negar que la manera en que se plantea y desarrolla esta historia le da un sello no tan habitual en el panorama cinéfilo actual. Es ineludible que se perciban las influencias, partiendo -como los críticos han estado señalando desde el estreno mundial en Cannes- por la indiscutible filiación con el cine de David Cronenberg; pero también es posible detectar huellas de diversos otros realizadores, desde David Lynch a Gaspar Noé. Pero eso no impide valorar las cualidades propias de este largometraje, y al mismo tiempo reconocer el riesgo y de cierta manera la apuesta del jurado encabezado por Spike Lee, que consagró a Titane como la segunda producción dirigida por una realizadora que consigue ganar el trofeo máximo en las más de siete décadas de historia del certamen francés, algo que sólo había ocurrido antes hace casi tres décadas, en 1993, con La lección de piano, de Jane Campion. 

Para quienes ya conocían la muy breve pero atípica y llamativa filmografía de la directora y guionista francesa Julia Ducournau, no ha sido tan sorpresivo el tono y estilo de su nueva producción, ni tampoco este reconocimiento, más aún considerando que desde sus inicios ha dado que hablar en Cannes: su debut como cineasta hace una década, el cortometraje Junior (que también se puede ver actualmente en Mubi), centrado en una adolescente a la que un virus estomacal le provocaba una extraña reacción cutánea, se vio por primera vez justamente en el festival galo, y fue ahí mismo donde cinco años después, en la Semana de la Crítica, su primer largometraje, Raw, que mezclaba el canibalismo con lo erótico, causó impacto y ganó el premio Fipresci. Explorando nuevas zonas del terror relacionadas con lo corporal (con sus heridas, autolesiones y fluidos), no es de extrañar la ya mencionada asociación del cine de Ducournau con el de Cronenberg, ni tampoco debería sorprender demasiado que la madre de la cineasta era ginecóloga y su padre dermatólogo, lo que puede haber servido de inspiración y referencia en sus temáticas; pero esta directora le aporta a sus historias una perspectiva femenina que no ha sido mayormente explorada en el género y sus variantes, lo que hace aún más valioso su aporte, aunque ella personalmente ha manifestado que no le gusta que se hable o escriba de ella como «mujer directora», y prefiere dejar esas etiquetas de lado.

titane 02

Incomodidad y tensión permanentes

La propuesta de Ducournau en Titane consigue desarrollar una sensación de incomodidad y tensión permanentes, en especial en la constante y radical violencia de su primera media hora, donde se acumulan las muertes o las situaciones extremas en los contextos más impensados. Este primer tercio puede espantar al público más sensible, pero luego cuando aparece el personaje de Vincent, el relato tomará un rumbo distinto, sin nunca dejar de sorprender, ya sea con los giros de la trama, con la sensación de amenaza de que en cualquier momento lo violento se tome la pantalla, o con algunos inesperados momentos de baile individual o grupal que descolocan y hacen que se sienta aún más impredecible lo que está sucediendo con los personajes. 

En el resultado final son muy relevantes las apuestas visuales y sonoras. La dirección de fotografía de quien ya trabajara con Ducournau en Raw, el belga Ruben Impens, la banda sonora de Jim Williams -que mezcla lo severo y misterioso con cierta sombría solemnidad- y el diseño de sonido ayudan a generar un clima enrarecido, onírico o  derechamente pesadillesco en medio de su frialdad metálica (y mecánica), tanto en lo real como en lo que representa la realidad, como las simulaciones de incendios. Y por supuesto que en una historia como esta, es un gran soporte poder contar con actores que hagan creíble incluso lo menos creíble: en un elenco donde en un rol breve y secundario vuelve a aparecer la protagonista de sus anteriores películas, Garance Marillier, impresiona la labor interpretativa, en los personajes principales, de Agathe Rousselle y Vincent Lindon. Ella en su primer largometraje, él con una carrera en el cine que ya abarca más de tres décadas, tienen una potente química en pantalla, reflejan humanidad incluso en las situaciones límite y se entregan espiritual y físicamente a exigencias que no cualquiera podría abordar de manera convincente. 

titane 03

Por supuesto que habrá quienes piensen que estamos ante uno de esos títulos que sólo buscan provocar por provocar; también hay que reconocer que es válido querer conocer más detalles e información del background de los personajes, entender mejor sus decisiones o reacciones, y que algunas resoluciones argumentales tengan mayor consistencia o coherencia. Pero eso no disminuye los innegables alcances de Titane, que hace pocos días además fue nominada a cuatro premios César: Mejor Dirección, Mejor Actriz Revelación para Rousselle, Mejor Fotografía y Mejores Efectos Especiales; intensa, desprejuiciada y animalesca, fuerte y cruda, terrible y dolorosa, consigue transmitir y provocar sensaciones físicas en el espectador de una manera que no cualquier película del pasado y el presente puede lograr. 

Título Original: Titane
Director: Julia Ducournau
País: Francia, Bélgica
Año: 2021
Género: Drama, Thriller
Duración: 108 minutos
Con: Agathe Rousselle, Vincent Lindon, Garance Marillier, Laïs Salameh, Myriem Akheddiou, Bertrand Bonello, Dominique Frot
Guión: JuIia Ducournau
Música: Jim Williams
Producción: Jean-Christophe Reymond, Amaury Ovise
Fecha De Estreno: 28 de enero
Web: Ver Acá
Plataforma: Mubi

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.