Viejos

Ambientado en una paradisiaca playa y basado en una novela gráfica, el más reciente filme de M. Night Shyamalan ofrece una vez más algunas de sus virtudes, pero también sus defectos como realizador. El resultado es irregular, pero de todos modos intriga y entretiene.

Pocos directores surgidos en el último cuarto de siglo generan el nivel de divergencias entre cinéfilos que el estadounidense de origen indio M. Night Shyamalan. Considerado una verdadera revelación en 1999 con su tercer largometraje, con el que cautivó al público y la crítica, la memorable “El sexto sentido”, volvió a demostrar su talento con “El protegido” (2000), “Señales” (2002) y “La aldea” (2004). En todas ellas lo fantástico, lo incierto y desconocido amenazan la cotidianidad y los lazos familiares, con el cineasta demostrando un gran manejo estilístico en historias atractivas y transversales que generalmente tenían vueltas de tuerca, que desembocaban en alguna gran revelación o sorpresa final.

La suya era una mezcla no habitual, y que no siempre funciona: exhibir intenciones autorales seduciendo a los cinéfilos y críticos más exigentes y, al mismo tiempo, entusiasmar y entretener a las audiencias con producciones de vocación masiva, utilizando recursos clásicos del género como el suspenso, lo fantástico y el terror. Pero a partir de títulos como “La dama en el agua” (2006) y “El fin de los tiempos” (2008), que para varios fueron verdaderas «tomaduras de pelo», muchos empezaron a desilusionarse del rumbo que tomaba su cine, casi como si siguiera una fórmula que ya se estaba gastando.

En medio de esa decepción cinéfila, no éramos pocos los que de todos modos aún teníamos la esperanza de que Shyamalan recuperara el terreno perdido, aunque con cada nueva película costaba más mantener esa fe, en medio de la indiferencia y desinterés generales. Hasta que en 2015, con la por estos lados inédita “The Visit” y, especialmente al año siguiente, con la entretenida y sorprendente “Fragmentado”, muchos creímos que el realizador había recobrado su inspiración, sobre todo considerando que esta última resultó ser una continuación de “El protegido” 15 años después, conformando una trilogía que se cerraría en 2019 con “Glass”, que aunque fue medianamente efectiva, al final no estuvo a la altura de las expectativas.

Una atractiva y con potencial

Dos años después, con lo más reciente de Shyamalan, “Viejos”, actualmente en cartelera, vuelve a pasar lo mismo y podemos encontrar nuevamente tanto sus virtudes como sus defectos más recurrentes. A partir de una novela gráfica publicada hace una década. el realizador y guionista nos propone una trama que intriga de manera directa: una familia llega de a un acogedor resort tropical donde se les sugiere visitar una exclusiva y paradisiaca playa, donde sólo estarán ellos y apenas otras pocas personas, pero de pronto empezarán a suceder una de preocupantes incidentes, y se darán cuenta de que están atrapados en el lugar y que todos están empezando a envejecer de manera acelerada.     

Filmada en República Dominicana en plena pandemia, como ya es costumbre en el de Shyamalan, la premisa argumental de “Viejos” es indudablemente atractiva y tiene mucho potencial, pero finalmente el resultado es irregular y no se saca todo el partido a lo que ofrecía la trama. Y una vez más la principal falencia parece residir en el guion del director, que se va haciendo más desordenado a medida que avanza el metraje, con ideas que se mezclan y atropellan sin alcanzar a desarrollarse y con sus inevitables sorpresas que no convencerán a todo el mundo por igual.

old 02

Golpes de efecto, interpretaciones desiguales y cosas que sí funcionan

Acá hay distintos temas relacionados con el paso del tiempo y cómo éste incide en nuestras vidas y cómo nos relacionamos con los demás, lo que daba para interesantes reflexiones; y no por ser una producción de género, que por sobre todo busca entretener al público, era imposible abordar estas ideas o profundizar en ellas al mismo tiempo que se desarrollaba el suspenso. Sin embargo, a Shyamalan parecen importarle más los golpes de efecto y todo se queda en la superficie, sin contar con unos cuantos vacíos argumentales, y situaciones, circunstancias y soluciones inverosímiles que por mucho que estemos ante una película de este tipo no dejan de parecer ridículas.   

En relación a esto último, tampoco ayudan mucho los muy particulares diálogos y las curiosas reacciones que los personajes tienen en medio de acontecimientos como los que les toca enfrentar. Esto probablemente influye en que a pesar de contar con un elenco muy llamativo, con actores que hemos admirado y apreciado en otros filmes, las interpretaciones son muy desiguales: entre los protagonistas: Gael García Bernal es efectivo, mientras al igual que lo que le pasó recientemente en “Beckett”, la talentosa Vicky Krieps no alcanza a mostrar toda la solidez que sí tuvo en “El hilo fantasma”; y Rufus Sewell, que hace poco vimos en la elogiada y premiada “El padre”, hace lo mejor que puede con un personaje particularmente molesto. Menos posibilidades de lucimiento tienen otros actores, desde revelaciones juveniles de los últimos años como Alex Wolff (El legado del diablo), Thomasin McKenzie (Jojo Rabbit) y Eliza Scanlen (Mujercitas) hasta Embeth Davidtz, Francesca Eastwood, el mismísimo Shyamalan -quien suele aparecer en sus propios filmes- en un papel breve, e incluso Ken Leung, de la serie “Lost”, de la que ineludiblemente se acordarán varios al ver este largometraje, así como de otro clásico televisivo como La dimensión desconocida.

old 03

A pesar de todo lo que no termina de convencer o entusiasmar -a lo que podemos sumar una banda sonora de Trevor Gureckis que a menudo trata de generar de manera muy evidente y efectista-, “Viejos” igual puede funcionar, inquietar, perturbar y sobre todo entretener. Si bien de cierta manera el ritmo es errático, igual todo el tiempo están pasando cosas y en medio de ese constante desorden que el montaje de Brett M. Reed no consigue organizar del todo, Shyamalan se permite a menudo interesantes y estilizados movimientos de cámara que, aunque muchas veces parecen antojadizos o que nos confunden, le dan un ingrediente extra como contrapunto a lo narrativo. Si a eso se le suma el humor -intencional o no- que aparece en los momentos más inesperados, el atractivo uso del sonido y el aporte visual de la fotografía de Mike Gioulakis, no se puede descartar por completo esta película, que claramente no es un acierto, pero tampoco un total fiasco. Lo que se piense de ella dependerá de cada espectador y de seguro seguirá dividiendo a partidarios y detractores del cineasta. Al menos yo, quedé medianamente decepcionado y, a pesar de todo, aún seguiré confiando en que en el futuro vuelva a recuperar su senda.

Título Original: Old
Director: M. Night Shyamalan
País: Estados Unidos
Año: 2021
Género: Drama, misterio,
Duración: 108 minutos
Guión: M. Night Shyamalan
Con: Gael García Bernal, Vicky Krieps, Rufus Sewell, Alex Wolff, Thomasin McKenzie, Abbey Lee, Nikki Amuka.Bird, Ken Leung, Eliza Scanlen, Aaron Pierre
Música: Trevor Gureckis
Producción: Marc Bienstock, Ashwin Rajan, M. Night Shyamalan
Fecha De Estreno: 9 de septiembre
Distribuidora: Andes Films

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.