Amanda

Amanda
Lo lees en 4 minutos

Ficha

Rating Televitos
Título original
Fecha de estreno
Género
Año
Duración
107 minutos
Producción
Sitio web
Distribuidora

Esta película francesa sobre un joven veinteañero, solitario y soñador, que se gana la vida haciendo pequeños trabajos y evita tomar decisiones que lo comprometan. Pero, de un día para otro su tranquila vida cambia en 360 grados cuando su hermana mayor muere violentamente en un atentado terrorista y él es la única persona que se puede hacer cargo de su sobrina de siete años. 

By María Loreto González M.

El filme empieza como una obra alegre y ligera, que nos muestra a David (Vincent Lacoste) llevando una despreocupada vida como vigilante de unos edificios y como voluntario para podar árboles en su barrio. Un día conoce a Léna (Stacy Martin), una joven pianista que llega de provincia a París y comienza un coqueteo con miras a un futuro romance. El joven tiene una hermana mayor, Sandrine (Ophélia Kolb), que hace clases de inglés y es madre soltera de una hija de siete años, la encantadora Amanda.

La vida de estas personas transcurre sin mayores sobresaltos, en medio de lo cotidiano, hasta que el director Mikhael Hers nos empieza a dar pequeñas pistas de que todo no es tan fácil como parece en sus vidas. Por ejemplo, nos revela que la madre de ambos los abandonó cuando pequeños y ahora está intentando volver a establecer contacto después de 20 años, pero David se niega a verla de manera inflexible. Sandrine, por su parte, entabla una relación sentimental un poco más seria y además es acusada de maltrato por uno de sus alumnos.
Am
En medio de esto, la profesora planifica ir a Londres para asistir al campeonato de tenis de Wimbledon, aunque en realidad detrás de ese viaje ella quiere que su madre inglesa conozca a su nieta Amanda. Sin embargo, la tragedia se desata cuando un grupo terrorista ataca el parque en el que los hermanos se reunirían con sus amigos, cita a la cual David llega tarde. Esto deja al joven desolado, ya que pierde a Sandrine y ve con preocupación que Léna queda mal herida. Pero hay un detalle más: deberá velar por el futuro de su sobrina.
En sus manos está el aceptar que la niña quede bajo su resguardo o el de su única pariente, una tía paterna; o, tal vez, sea acogida por una institución estatal. Y aquí viene el primer golpe del director, después de mostrarnos algo tranquilo, común y corriente, nos transporta a una historia mucho más brutal y realista: un atentado terrorista que altera para siempre las vidas de los protagonistas. El tono de la obra cambia a medida que David intenta sobreponerse a las secuelas del ataque. En lugar de quedarse en el shock, Hers opta por enfatizar los procesos que deben atravesar los familiares de las víctimas del terrorismo, desde los trámites burocráticos hasta los efectos psicológicos que sufren todos los implicados.

El foco de la película se centra entonces en Amanda y su relación con David. El director combina de forma inteligente algunas historias reales que aparecieron en los titulares tras los últimos estallidos sociales en Francia con la tensión y el miedo que queda en el aire, simbolizados en una escena que muestra la reacción que provocan unos fuegos artificiales que estallan en la ciudad. 

Me queda la impresión que al realizador le interesa explorar los procesos de duelo, en particular en los casos de muertes inesperadas. El problema es que se trata de un tremendo tema, muy profundo, que se pierde con el toque minimalista de la película. Si bien se resaltan con gran maestría los momentos más sutiles, con buen manejo de los silencios,  el guión falla en profundizar. Se insiste en mantener ese tono ligero, frívolo, demasiado liviano que le resta mucho al drama que se quiere mostrar.
Amanda
Mención aparte es el increíble trabajo de Isaure Multrier, quien interpreta a Amanda. Aunque la transformación de David es el foco principal, la niña es el corazón de la cinta. Ella transmite una madurez que se ve sobrepasada por la tragedia, lo que hace todavía más desgarrador el relato. Hay largas tomas en las que se le permite actuar con libertad, sin trucos, sin ayudas y la niña lo hace con total naturalidad.

Podría hablar mucho de esta película, pero básicamente se compone de pequeños momentos entre los personajes, mientras tratan de lidiar con su duelo. Es sosegada, nunca explota. Sabe aprovechar muy bien su ritmo sutil e intencionado, ya que cualquier momento de emoción desbordada resalta e impacta mucho más. Está llena de momentos de silencio muy efectivos que se quedan con uno una vez que termina la película. Es bueno verla.

Copyright © 2005-2019. All rights reserved