Perro Bomba

Perro Bomba
Lo lees en 3 minutos

Ficha

Rating Televitos
Título original
Fecha de estreno
Género
Año
Duración
80 minutos
Sitio web
Distribuidora

El primer largometraje de ficción chileno protagonizado por un afrodescendiente: el debutante Steevens Benjamin, quien ya suma dos premios como Mejor Actor en el Festival de Málaga y en el Festival de Cine Latinoamericano de Toulouse. Está acompañado por un elenco de conocidos actores como Alfredo Castro, Blanca Lewin y Gastón Salgado.  La ópera prima del director Juan Cáceres muestra la realidad de los inmigrantes haitianos en Chile, desde la mirada de un joven que trabaja en una fábrica artesanal de prefabricados de hormigón.

By Maria Loreto González M.

El filme ha recibido una cantidad impresionante de premios en el extranjero y en nuestro país se le dio el Premio del Público en el Festival de Cine de Viña del Mar. Con todos estos antecedentes no esperemos encontrar una gran película, pero sí un testimonio real y honesto de una realidad que muchos desconocemos o no queremos ver. Este es el principal mérito del director y de su obra.   

Steveens (Steveens Benjamin) es un joven inmigrante haitiano que lleva un tiempo viviendo en Chile. Después de aprender español y obtener un trabajo seguro, ha logrado una estabilidad que le permite arrendar una pieza en un barrio periférico de Santiago, donde es vecino de varios compatriotas. Entre estos últimos se cuenta un pastor y su esposa, quienes ven en él a un integrante más de la familia, ya que lo conocen desde niño cuando jugaba junto a su hijo Junior (Junior Valcin) en Haití. 
02

Justamente, la llegada de este último personaje al país es lo que comienza a trastornar la calma del protagonista, ya que le piden ir a buscarlo al aeropuerto y conseguirle trabajo junto a él. A causa de esto, Steveens debe pedir permiso y consultarle a su jefe (Alfredo Castro) si existe la posibilidad de emplearlo. Tras darle la bienvenida el joven le explica a Junior varias cosas básicas del país, entre ellas que acá está muy presente el racismo contra la gente de raza negra.

Esto último le queda muy claro al recién llegado cuando va a trabajar junto a su amigo y su nuevo jefe le hace incómodos comentarios sobre su limpieza y tono diferente de piel. Más encima, los compañeros le hacen una broma pesada de bienvenida, lo que empeora las cosas. Finalmente, Steevens ataca al patrón para defender a su amigo.

Esto provoca su despido inmediato y lo que es peor, la comunidad haitiana decide no apoyarlo y le da vuelta la espalda porque, según ellos, dejó mal a todos sus compatriotas ante los ojos de los chilenos. Sin dinero y alejado de su propia gente, el joven comienza a deambular por las calles de Santiago, donde encontrará poco apoyo y experimentará en carne propia como algunos tratan de aprovecharse de los inmigrantes.
03
Es importante explicar que la expresión “perro bomba” la usan los ladrones en Chile para nombrar a sus soldados, generalmente menores adictos a la pasta base y que hacen el trabajo sucio de estos delincuentes. Son personas utilizadas como carne de cañón porque “no tienen ningún valor”.  Esa es la metáfora que quiere recrear Cáceres con los inmigrantes, demostrando que ellos son ahora los culpables de todo y sacrificables sin consecuencias, especialmente, los haitianos por su color y nivel educacional. 

Sin caer en discursos estridentes, ni paternalismos y menos caricaturas, “Perro Bomba” logra su objetivo. Es un buen acercamiento a un mundo donde predomina el creolé, la precariedad material y, en ciertos sentidos, la vulnerabilidad social en su máxima expresión. Pese a las buenas intenciones de algunos chilenos, es la pura y santa realidad. Para pensar. 

Copyright © 2005-2019. All rights reserved