El curioso caso de Allegra Coleman

Allegra Coleman
Lo lees en 4 minutos

En solamente cosa de unos pocos días una prometedora joven actriz pasó de ser la siguiente gran estrella de Hollywood a transformarse en una de las  mentiras más grandes que la industria de la entretención nos ha contado.

Todos sabemos que Hollywood es una gran ilusión, solamente basta con mirar donde está ubicado, un espejismo en la mitad de desierto de California. Es un lugar mágico que nos miente sin cesar, llevándonos un día hasta una galaxia muy muy lejana a luchar en contra del imperio y el lado oscuro de la fuerza, y al otro haciendo nos creer que Harrison Ford, en sus funciones de presidente, es capaz de detener a un grupo de terroristas que secuestraron su avión.

Pero como con todo embaucador benevolente, la industria del espectáculo y el espectador siempre han tenido un pacto, un contrato implícito en el que nosotros nos dejamos engañar a cambio de que ellos nos diviertan con sus relatos fantasiosos y emotivos. Y como mayor muestra de esto, cada de vez en cuando estamos dispuestos a dejar pasar alguna mentirita blanca, de esos que sirven para embellecer o hacer aun más interesante a las personas encargadas de narrar las historias.

Este es el ejemplo, de Errol Flynn, considerado como uno de los actores más relevantes de la era dorada de Hollywood, y quien en esa época fue presentado como un actor británico, por la elegancia que esta nación implicaba, cuando en realidad era oriundo de Tasmania, Australia. Caso aparte los nombres que adoptan algunos para hacerse famosos, Woody Allen es en realidad Allen Konigsberg, Chevy Chase es Cornelius Crane Chase, mientras que Katy Perry se llama Katy Hudson, pero decidió cambiárselo para evitar cualquier confusión con la actriz nominada al Oscar por “Casi Famosos”.

Sin embargo, y como con todo en la vida, hay un límite que no se debe cruzar, un momento donde esta complicidad entre la audiencia y la industria se quebraja, y donde la mentira compartida se hace un engaño burdo. Y este momento llegó con la aparición de Allegra Coleman.

“Olvídense de Gwyneth (Paltrow), olvídense de Mira (Sorvino). Esta es la siguiente chica de ensueño de Hollywood”. Esta fue la afirmación que adornó la portada de la revista estadounidense Esquire en noviembre de 1996, junto a la fotografía de una hermosa y joven rubia. 

AC

El articulo interior, que describía de manera muy timorata la vida de Allegra hacía mención de como los distintos estudios peleaban por tenerla de protagonista en sus siguientes cintas, de cómo Woody Allen, había puesto su producción en pausa para poder entregarle un rol, y como el actor David Schwimmer de “Friends” y el director Quentin Tarantino, competían por su amor. 

Sin duda esta chica que, sin tener un solo crédito en la televisión o el cine, era algo sensacional y sería el siguiente gran nombre. El apetito de todas las agencias de talento se disparó y llamaban a la revista para poder averiguar acerca de la misteriosa y talentosa joven, que iba a revolucionar el mundo del espectáculo.

Pero como es de esperarse, si algo suena demasiado bueno para ser verdad, generalmente lo es. Y la veinteañera que parecía destinada al estrellato, a los pocos días seria revelada como una de las farsas más grandes en la industria del entretenimiento. Resulta que la revista, donde Allegra había adornado la portada, había inventado a este personaje solamente para demostrar la manera en que Hollywood realmente se mueve. Donde un rumor es más fuerte que cualquier evidencia, y que la fama se podía obtener con el simple hecho de ser avalado por la revista, agente o estudio correcto.

AC

¿PERO QUÉ PASÓ CON LA ACTRIZ DE LA PORTADA?
De la misma manera en que muchos se interesaron en Allegra Coleman cuando ella posó para la portada, un gran numero de personas se preguntaron quien era la verdadera chica que había interpretado el rol de esta futura estrella para la revista, y la respuesta no tardó en llegar. 

Resulta que la hermosa y talentosa rubia era nada menos que Ali Larter, quien en ese momento era una modelo, aspirante a actriz que aún no había debutado frente a las cámaras de televisión. Pero que, gracias a esta aparición, se le fueron abriendo varias puertas, incluyendo al posibilidad de tener participaciones en series de televisión y pequeños papeles en el cine.

Su gran oportunidad llegó en 1999 en la cinta “Varsity Blues”, en la que interpretó a la novia de un futbolista americano estudiantil, y donde se mostró como una verdadera sex-symbol gracias a su bikini de crema batida. Luego de esto pasaría a protagonizar la cinta de terror “Destino Final”, como también tener papeles esenciales en la saga de “Resident Evil” y la serie “Heroes”.

Y mientras que hoy en día son muy pocos los que se acuerdan de aquella infame portada de la revista Esquire de noviembre de 1996, somos muchos los fanáticos de Larter que agradecemos la mentira que rompió el pacto entre el mundo del espectáculo y la audiencia. Porque sin ese engaño es posible que nunca hubiéramos conocida a la actriz real.

AC
 

Contenido relacionado

Noticias

PArticular CrowdTurner Latin America lanza su nuevo sello de cine Particular Crowd

Con un catálogo estimado de 90 títulos para este año, Particular Crowd nace como una iniciativa de producción cinematográfica de contenido multiplataforma que conecta a las audiencias de todo el mundo con historias únicas. Las películas de Particular Crowd estarán disponibles en una base...
Noticias

SESnake Eyes comienza producción

Basada en los populares juguetes y las cintas de G.I. Joe, pronto tendremos la oportunidad de disfrutar de una nueva cinta de acción y aventura. Durante el día de ayer la ciudad de Tokio, en Japón, fue testigo de la ceremonia de bendición que recibió el equipo de producción de la película para...

Copyright © 2005-2020. All rights reserved