Review de Tick, Tick… Boom!

Lin-Manuel Miranda debuta de la mejor forma en la dirección de una película con el musical biográfico de Jonathan Larson, el desaparecido dramaturgo y compositor neoyorquino que obtuvo el reconocimiento póstumo gracias a su aplaudida obra “Rent”.

A lo largo de siete años, el neoyorquino Jonathan Larson combinó su trabajo como mesero en una cafetería con la creación de un musical, después de haberse graduado de la Adelphi University, donde estudió actuación mientras comenzaba su incursión en la composición de musicales inspirado en la de grupos y solistas como The Beatles, y The Doors. Una época en la que la escasez de dinero se mezclaba con partituras y la búsqueda de un productor para “Rent”, la obra que surgió de su mente y finalmente se mostró por primera vez en enero de 1996.

El lugar de su debut fue el Off-Broadway New York Theater Workshop, pero había alguien que imprevistamente no pudo estar presente: el mismo Larson, quien horas antes había muerto de un aneurisma aórtico sin imaginar el éxito en que se transformaría su pieza teatral. El que él había creado teniendo como inspiración la ópera “La Bohème”, de Giacomo Puccini, y que obtuvo los premios Tony y Pulitzer de manera póstuma para el actor y compositor que había nacido en 1960, y desde su niñez y adolescencia conjugó las clases de tuba con los clubes de actuación.

Una figura de la y la dramaturgia estadounidenses que hoy puede ser conocida más allá del grupo que integran los fanáticos del y el teatro, gracias a una película que se centra en uno de los trabajos anteriores a “Rent” de Larson: “Tick, Tick… Boom!”, la pieza biográfica en que él presentó a comienzo de los años 90 como solista y tras su muerte fue transformada en una obra de tres actos. La misma que llega a la pantalla bajo la realización de Lin-Manuel Miranda, el también actor, compositor y dramaturgo que dio vida al famoso musical “Hamilton” y ahora debuta en la dirección de un largometraje.

ticktickboom 02

Un recorrido biográfico marcado por canciones ancladas en el rock y el pop

Una cinta que mezcla la realidad y la ficción, y cuyo relato se inicia en la sala del New York Theatre Workshop, cuando un veinteañero Jonathan (Andrew Garfield), o simplemente Jon, presenta una de sus creaciones ante un reducido grupo de entusiastas espectadores y junto a una banda y sus amigos Karessa (Vanessa Hudgens) y Roger (Joshua Henry), quienes lo acompañan en las voces. La misma pieza que de forma alegre y rítmica muestra sus esfuerzos por hacerse de un lugar como compositor en Broadway, al mismo tiempo que paga las pocas cuentas que puede con su trabajo como mesero.

El que realiza cada domingo en la cafetería Moondance Diner del barrio de SoHo, que se ubica muy cerca de donde él vive: un antiguo y precario departamento que debe compartir para solventar el arriendo y que, como revela en las canciones de su musical, posee un problema con la calefacción y cuyo lavaplatos también sirve de lavamanos cuando es necesario. El que hasta hace poco compartía con su mejor amigo de la infancia, Michael (Robin de Jesús), quien decidió dejar de lado la actuación para ser ejecutivo en una empresa de publicidad. 

Un cambio laboral que le trajo más dinero y el poder mudarse a un mejor departamento en otro vecindario, dejando a Jon ante la gran pregunta si él no debiera hacer lo mismo y optar por una mejor situación económica en vez de seguir intentando terminar su obra futurística llamada “Superbia”. La cual le ha tomado más de ocho años de su existencia y para la cual le hace falta la canción clave de su segundo acto, como se lo recalca el director del programa de teatro de Playwrights Horizons, quien es uno de sus consejeros. Sin embargo, las musas no lo acompañan y sigue empantanado en una crisis creativa.

ticktickboom 03

Un que se mueve de la mejor forma entre lo mundano y lo entrañable

Pero ese no es el único problema en los días recientes del protagonista; también el que su novia Susan (Alexandra Shipp) recibió una oferta de trabajo como bailarina en un lugar bastante lejano de donde Jon vive, dándole la alternativa de que se mude con ella. Sin embargo, el dramaturgo está demasiado centrado en terminar “Superbia” para poder presentarla a tiempo ante los potenciales productores de su puesta en escena, que han sido invitados por su representante, Rosa Stevens (Judith Light).

Así, entre las dificultades románticas, profesionales, económicas y el enterarse que alguien muy cercano tiene sida -la enfermedad que le ha quitado la vida a muchos de sus amigos en años recientes-, Jon busca su camino en esta vida. Algo que “Tick, Tick… Boom!”, va mostrando por medio de las canciones que conforman la pieza homónima que presenta sobre el escenario, además de escenas de su cotidianidad; mezclando realidad con ficción al ritmo del pop y el rock, donde siempre se refleja su admiración por Stephen Sondheim, una de las grandes figuras del musical estadounidense.

ticktickboom 04

Donde además siempre se contraponen la genialidad con la falta de confianza de su protagonista, mientras él se mueve entre el teatro, la cafetería y su departamento. Un escenario simple y mundano para una historia rítmica y entrañable, que no solo refleja en pantalla el carisma de su por momentos atribulado personaje principal, sino que también el amor de su director, Lin-Manuel Miranda, por el musical y el trabajo de Larson. En el cual además son claves las actuaciones de su elenco, en especial la desplegada por Andrew Garfield (“El Sorprendente Hombre-Araña”).

Título Original: Tick, Tick… Boom!
Director: Lin-Manuel Miranda
País: Estados Unidos
Año: 2021
Género: Biografía, Drama, Musical
Duración: 115 minutos
Con: Andrew Garfield, Alexandra Shipp, Robin de Jesús, Joshua Henry, Judith Light, Vanessa Hudgens
Guión: Steven Levenson
Música: Jonathan Larson
Producción: Brian Grazer, Ron Howard, Julie Oh, Lin-Manuel Miranda
Web: Ver Acá
Fecha de estreno: 19 de noviembre de 2021
Plataforma: Netflix