1971: El año en que la música lo cambió todo

El realizador británico Asif Kapadia es el director de la serie documental que revisa un periodo clave de la historia de la música, con artistas y canciones reflejando todos los cambios y conflictos que marcaron el inicio de una década.

“Creabamos el siglo XXI en 1971” son las palabras que se le escucha decir a David Bowie en los créditos iniciales de “1971: El Año en el que la lo Cambió Todo”, la que a lo largo de ocho episodios muestra cómo en el inicio de la década de los 70 se vivió una transformación fundamental en el ámbito musical, que dejaba atrás un periodo marcado por el fenómeno hippie, mientras las canciones reflejaban los cambios y conflictos sociales de un nuevo periodo.

Una etapa donde la Guerra de Vietnam y el sacrificio de cientos de estadounidenses en el sudeste asiático, fueron detonante de una serie de protestas en Estados Unidos. Como lo recuerda Chrissie Hynde, cantante y líder de The Pretenders, quien por esos años estudiaba en la Universidad de Kent State, en Ohio, cuando un grupo de compañeros incendió los edificios de los oficiales de reserva militar que existían en el campus.

Esto provocó la llegada de la Guardia Nacional y un enfrentamiento desigual que provocaría la muerte de cuatro jóvenes. Una tragedia que inspiró a Neil Young, por ese entonces en Crosby, Stills, Nash & Young, a escribir “Ohio”, canción que poéticamente se refería a lo ocurrido en la universidad, luego de que los soldados fueran enviados por el gobierno del presidente Richard Nixon.

1971 02

Entrevistas e imágenes que revelan momentos claves de la historia

Con el capítulo titulado ¿Qué Está Pasando? -como la canción Marvin Gaye-, comienza un trabajo documental con la firma del británico Asif Kapadia (“Senna”, “Amy”), que tiene como fuente de su relato “1971- Never a Dull Moment: Rock’s Golden Year”, el lanzado el 2016 por el periodista británico David Hepworth, donde se enfatiza que el inicio de los 70 fue “testigo del lanzamiento de más álbumes monumentales que cualquier año antes o después”. 

Pero no solo de música se viste la docuserie, también de hechos claves de la cultura y la política, tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, que se reunieron a lo largo de 12 meses. Partiendo desde la mencionada Guerra de Vietnam y las protestas contra ella, como también la creciente epidemia de las drogas duras, el racismo contra los afroamericanos, la homosexualidad, la libertad de expresión y, en el plano musical, el mayor protagonismo de las compositoras y el mayor uso de los sintetizadores. 

Todo es relatado y comentado por las voces en off de testigos y protagonistas de la época -gracias a pasadas entrevistas o conversaciones recientes-, como la mencionada Hynde, John Lennon, David Bowie, Elton John, el polémico productor musical Phil Spector y el periodista de la revista Rolling Stone, Robert Greenfield, entre muchos otros. Además de elementos que hacen aún más única esta serie documental: las imágenes de archivo que van dibujando la narración, ya sean fotografías o videos.

Muchas de éstas son exhibidas por primera vez y llevan al espectador desde la anécdota, pasando por instantes claves de la vida personal o las presentaciones de los artistas, hasta chocantes momentos históricos. Es así como se puede ver el instante preciso en que una joven fanática de Marc Bolan, de T. Rex, muerde el pelo de su ídolo para lograr sacar algunas hebras o a Keith Richard, de The Rolling Stones, cuando permanece drogado sobre una colchoneta, en la mansión que arrendó en el sur de Francia en 1971.

1971 03

Un imperdible trabajo documental que entretiene, sorprende y emociona

Ese fue un cambio de domicilio que la banda británica realizó para escapar de los impuestos en Reino Unido, pero los enfrentó a la mafia de Marsella mientras grababan lo que sería el álbum Exile on Main St. Lo que ocurrió, como lo muestra el documental, unos meses después de que un veinteañero David Bowie realizara su primera visita a Estados Unidos. Cuando con su pelo largo y vestidos -que lo hacían “parecido a Lauren Bacall”, según Greenfield-, el entonces casi desconocido artista británico conoció a Andy Warhol e hizo gala de sus movimientos como mimo.

Además de las impactantes imágenes de la tragedia de la cárcel de Attica, en Nueva York, cuando más de 2.000 presos se rebelaron en demanda de un mejor trato, poco después del asesinato del activista afroamericano George Jackson y fueron duramente reprimidos. O el controvertido experimento realizado en la Universidad de Stanford, donde un grupo de estudiantes se dividió entre guardias y prisioneros para analizar psicológicamente el tener o no el poder, con impensadas consecuencias.

Siempre con las canciones presentes, que son parte de algunos de los mejores álbumes de la historia, como su espina dorsal. Con Marvin Gaye entonando “What’s Going On”, en referencia al drama de los jóvenes de la guerra; Carole King y Joni Mitchell revelando conflictos emocionales en “Tapestry” y “Blue”, respectivamente, mientras el poeta afroamericano Gil Scott-Heron se unía a Brian Jackson para dar vida a su disco “Pieces of a Man” y canciones como “The Revolution Will Not Be Televised”.

1971 04

Todo convierte a “1971: El Año en que la Música lo Cambió Todo” en un imperdible para los amantes de la música, como también para quienes disfrutan de los trabajos documentales bien hechos. Un espacio que logra entretener, emocionar, sorprender y hasta impresionar, revelando la tremenda conexión entre la creación de músicos y poetas con los cambios sociales y políticos que marcaron un periodo.

Título Original: 1971: The Year That Music Changed Everything
Director: Asif Kapadia, Danielle Peck, James Rogan
País: Reino Unido
Año: 2021
Género: Documental
Duración: 45-48 minutos
Con: Chrissie Hynde, John Lennon, David Bowie, Keith Richards, Phil Spector, Elton John, Robert Greenfield, Angela Davis, Freddie Stone, Graham Nash
Supervisor Musical: Iain Cook
Producción: Danielle Peck
Web: Ver Acá
Fecha de estreno: 21 de mayo de 2021
Distribuidora / Plataforma: TV+

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.