Chernóbil: La Película

Dirigido, producido y protagonizado por Danila Kozlovsky, este filme es una nueva adaptación al cine de la tragedia ocurrida hace 35 años, que en este caso se desarrolla al mismo tiempo que el protagonista intenta saldar cuentas con su historia de amor.

No será la primera, ni probablemente la última. Durante más de tres décadas, producciones audiovisuales de distintos países, entre largometrajes y series tanto de ficción como documentales, han abordado el accidente nuclear de Chernobyl, sucedido en abril de 1985. La más reciente acaba de llegar por estos lados a la cartelera presencial, a pocos meses de su estreno mundial, precisamente en este 2021 en que se conmemoran 35 años de la tragedia; y además de la curiosidad que siempre despierta cualquier proyecto ligado a este tema, puede generar expectativas extras al considerar que es primera vez que los rusos realizan una gran producción centrada en estos terribles acontecimientos.

Y a esto es inevitable añadir que tras los notables resultados logrados hace dos años por la desgarradora, estremecedora y premiada miniserie Chernobyl de HBO, reconocida con trofeos como los Emmy y los Globos de Oro, la vara quedó demasiado alta para cualquier nueva realización que se centre en estos sucesos. Quien aceptó asumir el riesgo en esta ocasión es Danila Kozlovsky, actor ruso que aparece en la serie Vikingos y a quien hace dos años pudimos ver como uno de los protagonistas en el excelente film ruso Dovlatov, de Aleksey German Jr., que estuvo exhibiendo Sala Cine UC; tres años después de su debut como cineasta -Trener, de 2018-, Koslovsky no sólo vuelve a dirigir, sino además es el protagonista y uno de los productores.

Entre el desastre y la relación de pareja

Aunque el título local para este estreno es Chernóbil: La película, la verdad es que esta nueva producción no es exclusivamente una crónica exhaustiva sobre la tragedia. Al inicio un texto nos indica que se trata de una historia real, pero que los personajes y las situaciones en las que se ven envueltos son ficticios. Sí, porque Alexey, interpretado por Koslovsky, es un joven bombero que con su compañía ha participado en operativos para fiscalizar el funcionamiento del reactor nuclear y precisamente cuando estaba por retirarse de ese trabajo para emprender nuevos rumbos, sucede el accidente. Él por su conocimiento de las instalaciones, deberá ser uno de los integrantes de una arriesgada misión que se desarrolla con el tiempo en contra, intentar drenar el agua que está bajo el reactor en pleno incendio.

Sin embargo, además de eso, la trama se centra al mismo tiempo en lo que sucede entre Alexey y Olga, una joven peluquera con la que él tuvo un romance hace años, pero que después no volvió a verla. Y ahora que la reencuentra al comienzo de la película descubre que ella tiene un hijo y ya no está muy interesada en intentar retomar una relación.

No es nada extraño que se intente mostrar el descomunal desastre, al mismo tiempo que se desarrolla el ámbito personal y privado de los personajes. De hecho, ese era precisamente uno de los grandes aciertos de la miniserie Chernobyl, el equilibrio entre lo colectivo y lo íntimo al abordar las repercusiones de la tragedia. Pero en el caso de este filme, el resultado no termina de funcionar por completo y de manera fluida: no siempre convence o es efectiva la transición entre los momentos dramáticos y tensos y la historia de amor. Es más, por momentos es hasta anticlimático o muy poco verosímil y hace que todo se extienda más de lo necesario.

chernobil 01

Aciertos que se pueden destacar

Eso no quiere decir que Chernóbil: La película no posea aspectos destacados. Si bien el espectador desprevenido o con otras expectativas a partir del título podrá encontrar que el largometraje se toma su tiempo hasta que recién a la media hora sucede el estallido del reactor, las escenas de acción y recreación del desastre están bien logradas y la tensión en algunos instantes funciona bien, como cuando los civiles deben empezar a evacuar la ciudad. Ayuda mucho que en general su elenco es bastante competente, destacando especialmente la humanidad e intensidad de la Olga que encarna la actriz Oksana Akinchina; y aunque los personajes no tienen demasiado desarrollo y responden a ciertos esquemas o arquetipos, de todas maneras es de agradecer que no todo sea tan plano: por ejemplo, el protagonista no es un héroe convencional o un mártir perfecto, sino alguien que no ha sido precisamente un ejemplo en distintos aspectos y ahora se verá obligado a arriesgar su vida en una misión casi suicida.

Si bien en distintos elementos de estilo visual y narrativo se recuerda demasiado a los modelos hollywoodenses para este tipo de historias, algo que también se subraya bastante a través de la banda sonora compuesta por Oleg Karpachev, el resultado final puede ser eficaz, sobre todo si no se tienen demasiadas expectativas y se entiende que está a años luz de la serie de HBO. Y de todos modos es atractiva en lo visual: filmada en locaciones de Rusia, Hungría y Croacia, su ambientación de época se ve realzada por la fotografía de Ksenia Sereda y el diseño de producción de Timur Shagiakhmedov.

Título Original: Chernobyl
Director: Danila Kozlovsky
País: Rusia
Año: 2021
Género: Drama, suspenso
Duración: 136 minutos
Guión: Elena Ivanova, Aleksey Kazakov
Con: Danila Kozlovsky, Oksana Akinchina, Filipp Avdeev, Ravshana Kurkova, Nicolay Kozak, Igor Chernevich, Artur Beschastnyy, Nikolay Samsonov
Música: Oleg Karpachev
Producción: Danila Kozlovsky, Alexander Rodnyansky, Sergey Melkumov, Vadim Vereshchagin
Fecha De Estreno: 14 de octubre
Distribuidora: BF Distribution / En salas de Cinemark, Cinépolis, Cineplanet

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.