Doctor Strange en el multiverso de la locura

Muy esperada por ser el regreso al cine de superhéroes del director Sam Raimi, puede que la nueva película protagonizada por el Hechicero Supremo no supere a la primera, pero de todos modos entusiasmará a los más fanáticos y logra desplegar más elementos siniestros y violentos que el promedio habitual de las producciones de Marvel.

Casi una década después de su último largometraje, la en buena medida irregular y decepcionante “Oz, el poderoso”, el regreso al cine de un director de culto como el estadounidense Sam Raimi ya de por sí es una noticia para entusiasmar a los cinéfilos. Y si a eso se añade que se trata del retorno de éste a las películas de superhéroes, precisamente a 20 años del estreno de ese exitoso Spider-Man de 2002 que inició su comentada trilogía del personaje arácnido, había razones para tener altas expectativas con “Doctor Strange en el Multiverso de la locura”, el segundo filme protagonizado por este personaje, seis años después del primero: “Doctor Strange: Hechicero Supremo”.

Como suele ocurrir cuando hay exceso de expectativas, el resultado probablemente no entusiasmará por igual a todos los espectadores. Los seguidores incondicionales de estas películas deberían quedar moderadamente conformes, porque estamos ante una producción entretenida, dinámica, con buenos efectos especiales, algunas logradas escenas de acción y cumple con lo que siempre es tan esperado por los fans: sorpresas que no podemos adelantar acá porque serían spoilers, varios guiños y conexiones con lo que hemos visto antes en el Universo Cinematográfico Marvel (MCU), y cómo no, las infaltables escenas post créditos.  

doctorstrangemultiverso 09

El sello de Raimi

Quienes esperaban algo más, probablemente queden ligeramente decepcionados, sobre todo porque en conjunto queda la sensación de que lo que consiguió Scott Derrickson en 2016 con el primer largometraje del Doctor Strange era más contundente y cohesionado en cuanto a personajes y desarrollo argumental. Eso sí, si bien Sam Raimi no está a la misma altura de lo que consiguió en el Spider-Man de 2002 y especialmente en la memorable secuela de 2004 -sin duda una de las mejores y más entretenidas cintas de superhéroes que se han hecho-, y a pesar de que probablemente al abordar un filme como este debe ceder mucho en propuestas autorales para adaptarse a los requerimientos y «normas» de las franquicias, de todos modos consigue incluir muchos toques personales en este nuevo Doctor Strange, tanto por su uso del humor negro como con unos cuantos momentos espeluznantes y coqueteos con el gore que la convierten en una de las producciones Marvel más inesperadamente siniestras y violentas. No al mismo nivel de sus recordadas cintas de “Evil Dead” o de “Arrástrame al infierno”, pero sí muy cerca de lo que Raimi hizo en 1990 con “Darkman”, una anterior incursión suya en este género, que merecería ser más conocida y recordada.

Con el efectivo y reconocible apoyo de su habitual Danny Elfman en la banda sonora, y algunos contundentes efectos visuales que deslumbran al reflejar el paso a través de los multiversos, Raimi orquesta un espectáculo atractivo, que destaca especialmente justo cuando consigue alejarse de las convenciones de lo que habitualmente se espera de Marvel. Pero eso sólo pasa en ocasiones puntuales, porque en general es un poco más de lo que ya estamos acostumbrados a ver, con el añadido de que la idea del Multiverso, que podría prestarse para un derroche de creatividad con sus ilimitadas posibilidades visuales y narrativas, finalmente se puede llegar a sentir confusa o reiterativa. 

doctorstrangemultiverso 07

Casi un semestre después de que lo viéramos una vez más como Doctor Strange en “Spider-Man: Sin camino a casa” y apenas poco más de un mes desde que Will Smith le arrebatara su merecido Oscar por su excelente y compleja interpretación en “El poder del perro”, Benedict Cumberbatch vuelve a ser un eficaz Hechicero Supremo, tal vez con menos posibilidades de lucimiento que en otras apariciones de su personaje en el MCU, pero definitivamente con más opciones que lo que pueden hacer otros reconocidos y talentosos nombres que regresan en el reparto -Rachel McAdams, Chiwetel Ejiofor- o la nueva incorporación, Xochitl Gomez como América Chávez, la nueva heroína de origen latino, quien tiene un rango interpretativo muy limitado para desarrollar su rol. La que sí consigue destacar es Elizabeth Olsen en su retorno como Wanda/Bruja Escarlata, un papel ambivalente y atormentado que se ha ido haciendo cada vez más complejo en estas producciones, especialmente después de los matices que pudo alcanzar el año pasado con la serie “Wandavision”.

Título Original: Doctor Strange in the Multiverse of Madness
Director: Sam Raimi
País: Estados Unidos
Año: 2022
Género: Acción, Aventura, Fantasía, Terror, Ciencia Ficción
Duración: 2 horas 6 minutos
Con: Benedict Cumberbatch, Elizabeth Olsen, Chiwetel Ejiofor, Xochitl Gomez, Benedict Wong, Rachel McAdams
Guión: Michael Waldron
Música: Danny Elfman
Producción: Kevin Feige
Fecha de estreno: 5 de mayo, 2022
Web: Instagram
Distribuidora: CineColor Films Chile

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.