Elvis

Dinámica y muy atractiva visualmente, todo lo que caracteriza -para bien y para mal- el cine del director Baz Luhrmann se vuelve a hacer presente en esta verdadera fantasía musical sobre el mítico artista.

30 años después de su debut como cineasta y casi una década después de su anterior película: “El gran Gatsby”, el regreso del australiano Baz Luhrmann no ha dejado a nadie indiferente en el panorama fílmico internacional. Tanto por las expectativas que genera cada nuevo proyecto suyo, como por ser su primer trabajo de ficción centrado en un personaje real, y no cualquier personaje, porque al centro está una estrella tan emblemática y reconocida como Elvis Presley.

Tratándose de un realizador tan intenso y particular como Luhrmann, no podíamos esperar de él un biopic convencional, y justamente ha llamado la atención que el enfoque  argumental sea a partir del relato del manager que acompañó al artista durante más de dos décadas, el coronel Tom Parker al que Tom Hanks encarna bajo una evidente capa de maquillaje, quien nos va contando su visión personal de los altos y bajos de la vida y trayectoria del músico, intentando limpiar la imagen negativa que muchos tienen de la manera en que manejó la carrera de Presley. Precisamente a partir del ataque que obliga a Parker a ser trasladado a urgencias en Las Vegas en una noche de 1997, y que pocas horas después lo llevaría a la muerte, el manager empieza a rememorar el pasado, remontándose hasta los años ’50 cuando conoció a Elvis, y viajando en el tiempo entre distintas etapas que se van entremezclando.

Las «marcas de fábrica» de Luhrmann

Definitivamente no es una biografía clásica, sino más bien una fantasía musical y biográfica, muy fiel al estilo de Baz Luhrmann, ya que por la pantalla desfilará todo lo que caracteriza -para bien y para mal- su cine: por un lado y como es habitual, su sexto largometraje es deslumbrante en lo visual y sonoro, con un atractivo trabajo en dirección de arte y vestuario, así como en la manera en que están filmadas las escenas de actuaciones musicales. Lo anterior, unido a la popularidad y el carácter icónico de gran parte del repertorio del artista, se transmite con mucha energía al espectador, exacerbada por el montaje frenético e hiperventilado que es prácticamente «marca de fábrica» del realizador. Y otra de sus apuestas habituales vuelve a hacerse presente: la mezcla de músicos y estilos contemporáneos con sonidos del pasado, produciendo una suerte de efecto anacrónico que no llega a los extremos de “Romeo y Julieta” o “Moulin Rouge”, pero de todos modos llamará la atención, en un soundtrack que incluye a artistas como Doja Cat y Eminem.

elvis 28

Opiniones divididas entre lo visual y argumental

Elvis es un llamativo espectáculo que vale la pena ver en pantalla grande, con un protagonista de magnético carisma en la interpretación de Austin Butler, quien además canta con su propia voz en algunas de las canciones en la etapa juvenil, y cuyo atractivo físico y vocal hace creíbles las reacciones femeninas en el público, en especial en la divertida manera en que se exagera el efecto de sus movimientos pélvicos. Como manera de acercar la leyenda de Elvis a las nuevas generaciones de manera entretenida, dinámica y llena de estímulos sensoriales, no se puede negar su impacto. Pero a la vez, como ya le ocurrió a Luhrman con “Australia” y “El gran Gatsby”, por debajo de esa superficie brillante y energética, puede decepcionar a quienes busquen mayor profundidad y emoción, o un tratamiento narrativo con más relieve y espesor. De todos modos, hay que reconocer que en conjunto el resultado es mucho más logrado que esas dos anteriores películas, aunque no llega a los niveles alcanzados en Romeo y Julieta y Moulin Rouge!

Desde su estreno mundial en el Festival de Cannes, aunque tuvo una recepción muy entusiasta, “Elvis” ha dividido las opiniones de los críticos y cinéfilos. No tanto por el apartado visual, que es imposible no reconocer, sino especialmente por el planteamiento argumental. El film quiere contar muchas cosas a la vez, y no termina de definirse por completo por ninguna ni tampoco desarrollarlas de manera consistente en paralelo: entre otras cosas, está el protagonismo del mefistofélico y manipulador coronel Parker que puede parecer desmedido en comparación con el propio Presley; el concepto de Elvis como una especie de superhéroe ligado a los cómics que le gustaba leer; su relación con su madre; su filiación con la música negra por el entorno afroamericano en el que creció en Memphis; sus historias sentimentales; el vértigo de la fama y el estrellato y sus altibajos emocionales; el contexto en el que le tocó convertirse en estrella, con sus acontecimientos históricos y sus alcances sociales, raciales e incluso políticos… Todo eso a lo largo de dos horas y media que no se hacen pesadas ni aburridas, pero si se pueden sentir desordenadas y reiterativas a la vez.

Título Original: Elvis
Director: Baz Luhrmann
País: Australia, Estados Unidos
Año: 2022
Género: Biografía, Drama, Música
Duración: 2 horas 39 minutos
Con: Austin Butler, Tom Hanks, Olivia DeJonge, Helen Thomson, Richard Roxburgh, Kelvin Harrison Jr., David Wenham, Luke Bracey
Guión: Baz Luhrmann, Sam Bromell, Craig Pearce, Jeremy Doner, basado en la historia de Baz Luhrmann y Jeremy Doner
Música: Elliott Wheeler
Producción: Gail Berman, Baz Luhrmann, Catherine Martin, Patrick McCormick, Schuyler Weiss
Fecha de estreno: 14 de julio, 2022
Web: Página Oficial
Distribuidora: New Century Films

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.