Only Murders In The Building

Los veteranos comediantes Steve Martin y Martin Short se unen a Selena Gomez en esta comedia de Star+ que muestra cómo tres habitantes de un edificio de Nueva York, amantes de los misterios y de un famoso podcast, deciden unirse para investigar la muerte de un vecino del lugar.

No son pocas las ocasiones en que los edificios en que se ambientan series o películas se han transformado en un “personaje” más de sus tramas. Ocurrió con The Dakota en “El Bebé de Rosemary”; el Edificio Bradbury en “Blade Runner”; el Stanley de “El Resplandor”; y hoy con el Belnord de “Only Murders in the Building”. La de se ambienta en un exclusivo inmueble de Nueva York, llamado en la ficción The Arconia, pero que corresponde realmente a la construcción de estilo renacentista ubicada en el Upper West Side de la Gran Manzana.

Su fachada y su gran patio interior son parte del escenario por donde se mueve el trío protagónico del espacio creado por John Hoffman y Steve Martin. Este último actor, músico, escritor y guionista por primera vez se reserva un papel de ficción en la pantalla chica, lo que hace después de haberse consolidado como comediante tanto en el escenario como en el cine, con películas como “La Pequeña Tiendita del Horror”, “Nada en Común” y “Paternidad”.

A estos títulos se suma ahora la serie original de Hulu, que en Latinoamérica se puede ver por Star+, donde él encarna a Charles-Haden Savage, un maduro actor que se hizo conocido por el programa de TV Brazzos, mientras que su colega y amigo en la vida real Martin Short, y la joven cantante y actriz Selena Gómez se le unen para completar el trío protagónico. Los roles de estos últimos: Oliver Putnam y Mabel Mora, un desempleado director de Broadway y la aficionada al dibujo que vive en el edificio, mientras remodela el apartamento de su tía. Los mismos que, sin saberlo en un primer momento, comparten el fanatismo por el podcast de crímenes reales «All is Not OK in Oklahoma”.

El supuesto suicidio de uno de los vecinos del Arconia que lo inicia todo

El trío se convierte en el eje de “Only Murders in the Building”, luego de que una emergencia en su edificio los hace salir de sus respectivos departamentos y coincidir en un restaurante cercano, donde descubren su agrado común por el mencionado podcast y la resolución de misterios. Pero, no imaginan que al retornar al Arconia se encontrarán con un trágico suceso: el suicidio de uno de sus inquilinos, Tim Kono (Julian Cihi), con quien horas antes los tres habían subido en el ascensor, mientras el ejecutivo discutía con alguien al teléfono.

Inspirados por su afición a los misterios, deciden colarse al departamento de Kono, donde descubren una sangrienta escena que los hace dudar de que se haya quitado la vida, sino que más bien estarían frente a un asesinato. Poco después, a pesar de que la policía a cargo del caso, la Detective Williams ( Da’Vine Joy Randolph), les afirma que fue un suicidio, comienzan su propia investigación y, a instancias de Oliver, un podcast centrado solo en los asesinatos del edificio en que viven, como el mentado “only murders in the building” del título de la serie.

Cuando asisten a una ceremonia en memoria de Tim Kono, organizada por la administradora del edificio, Charles, Mabel y Oliver comienzan a dudar de Howard Morris (Michael Cyril Creighton), un vecino que no se llevaba bien con el fallecido -al igual que casi todos los del edificio-, ya que este era bastante molesto y no quería a su gata, la que coincidentemente también murió hace muy poco. Sin embargo, pronto se suma un nuevo sospechoso a su lista: ni más ni menos que Sting, el ex The Police que también vive en el Arconia y perdió millones por un mal manejo financiero de Kono.

onlymurdersinthebuilding 02

Los vivencias y secretos del singular trío protagónico de la serie

Pero no todo son investigaciones en el espacio. Al mismo tiempo que van apareciendo y desapareciendo pistas sobre los posibles culpables, también se revela más sobre sus personajes centrales. Así se sabe que Oliver está en la ruina y no ha podido pagar los gastos comunes de los últimos meses, por lo que es el más interesado en que el podcast junto a sus nuevos socios funcione; y que Charles le tiene demasiado respeto a las relaciones amorosas, aunque no puede dejar sentirse atraído por una vecina llamada Jan (Amy Ryan) que toca el fagot profesionalmente.

Sin embargo, es Mabel quien posee un pasado que por un momento despierta resquemores, porque poco después de iniciada la serie al público se le revela que ella ya conocía a Tim Kono, y lo hacía desde hace mucho, porque junto a otros dos jovencitos del edificio eran amigos desde la infancia. Estos también investigaban crímenes, como los personajes de sus libros favoritos The Hardy Boys, y fueron testigos de una fatal caída, un hecho que en el presente pondrá en peligro a los protagonistas del espacio, cuando se empiecen a acercar demasiado a la verdad.

onlymurdersinthebuilding 03

Las diferentes dudas y certezas que van apareciendo a lo largo de los capítulos de “Only Murders in the Building” -un total de 10-, involucran al espectador en una ágil trama, donde es clave su mezcla de y comedia, como también las actuaciones de su trío protagónico y la química que logran entre ellos, además de la presencia de sólidos secundarios como Nathan Lane y Amy Ryan. Todo lo cual sitúa al espacio de Star+ dentro del grupo de las mejores producciones seriadas en lo que va del año y ratifica el porqué hace ya unas semanas se confirmó su segunda temporada.

Título Original: Only Murders in the Building
Director: Jamie Babbit, Cherien Dabis, Gillian Robespierre, Don Scardino
País: Estados Unidos
Año: 2021
Género: Comedia,
Duración: 26-35 minutos
Con: Steve Martin, Martin Short, Selena Gomez, Aaron Dominguez, Amy Ryan, Nathan Lane, James Caverly
Guión: John Hoffman, Stephen Markley, Steve Martin, Kristin Newman
Música: Siddhartha Khosla
Producción: Thembi Banks, Jane Raab
Web: Ver Acá
Fecha de estreno: 31 de agosto de 2021
Plataforma: Star+

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.