Actores que rechazaron grandes roles

En incontables ocasiones grandes actores no han querido participar en películas que tuvieron gran impacto y sirvieron para colocar a sus protagonistas dentro de la elite hollywodense.

Aunque uno siempre asocia la calidad actoral de un intérprete con su éxito en la industria, muchas veces hay otros elementos que terminan por hacer la diferencia entre convertirse en una estrella del cine o ser solo otro nombre que le resulta familiar al espectador. Uno de estos factores es, sin duda, la capacidad de saber elegir el papel correcto en la película ideal y en ocasiones rechazar papeles específicos, ha sido el peor error de sus carreras.

MUJER NO TAN BONITA
A pesar de haber protagonizado varias películas importantes como “Mystic Pizza” y “Steel Magnolias”, para muchos fanáticos del séptimo arte, no fue hasta su papel de Vivian Ward en “Pretty Woman” (“Mujer Bonita”) que Julia Roberts realmente alcanzó el estatus de estrella de cine.

Pero, lo que quizás no todos saben, es que la ganadora del Oscar no fue la primera elección por parte de la producción. Esto, porque dos reconocidas actrices rechazaron el rol antes de que Roberts tuviera su oportunidad. La primera fue Molly Ringwald, una de las chicas más famosas y queridas de Hollywood de los ochenta, conocida por sus papeles en “Sixteen Candles” y “The Breakfast Club”. Ella decidió no participar en la película, ya que consideró que darle vida a una prostituta no era el paso indicado en su carrera, especialmente tomando en cuenta que en aquella época era conocida por sus roles adolescentes. Esto resultó ser un grave error, ya que los noventa no fue una buena década para ella y terminó por pasar a segundo plano en la industria.

michellepfieffer

La segunda estrella de la época en decirle no a Garry Marshall, director de la cinta, fue Michelle Pfeiffer quien durante la década de los ochenta se destacó en el cine con películas como “Grease 2” (1982), “Ladyhawke” (1985) y “The Fabulous Baker Boys” (1989). No obstante, la famosa actriz dejó pasar dos papeles icónicos de principios de los noventa: primero el papel protagónico de “Pretty Woman” y segundo, el rol de “Basic Instinct” (1992), que rechazó por no considerarse capaz de realizar las escenas desnudas.

Y EL OSCAR NO VA PARA…
Julia Roberts
no declinó interpretar a la protagonista de “Pretty Woman” en 1990, lo que significó su primera nominación a los premios de la y apenas 11 años más tarde se llevaría la estatuilla por gracias a su interpretación en “Erin Brockovich”. Aunque pudo haber ganado su primera estatuilla con años de anticipación de haber aceptado el papel principal en “Shakespeare In Love”, personaje que finalmente le dio el premio a Gwyneth Paltrow. Según dieron a conocer medios estadounidenses, Roberts no quiso ser partícipe de la producción al averiguar que el papel de su contraparte había sido rechazado por  Daniel Day-Lewis.

harrisonford

Otro caso emblemático de un actor que no aceptó un papel ganador de los premios de la Academia fue Harrison Ford, quien pudo llevarse la estatuilla por de reparto de no haberle dado una respuesta negativa a la producción de “Syriana” de 2005 cuando le ofrecieron el rol de Bob Barnes. Finalmente, quien aceptó fue , que ganó el Oscar. Lo que resulta más lamentable de este caso es que hasta el momento Ford no ha ganado una estatuilla dorada, por lo que al rechazar este papel, a lo mejor lo hizo perder su gran oportunidad.

También, está lo ocurrido con el actor británico Paul Bettany, quien seguramente es más conocido por su interpretación de Vision en la MCU y más recientemente en “WandaVision” de Disney+. El caso de Bettany, si bien podría ser el más sorprendente, también es el más comprensivo, ya que le fue ofrecido el rol del Rey George VI en la película “The King’s Speech”, la que fue escrita pensando en él. Pero, decidió no aceptar porque la producción le significaría pasar mucho tiempo lejos de su familia y el protagónico recayó en Colin Firth, quien finalmente terminaría por llevarse la estatuilla dorada al mejor actor. En realidad, son incontables las ocasiones en que grandes actores no han querido participar de películas que tuvieron gran impacto y significaron a sus protagonistas un lugar dentro de la elite hollywodense. Fue el caso de y “The Matrix”, y “American Psycho”, o Jack Nicholson quien no quiso darle vida a Michael Corleone en “The Godfather”. Como audiencia a nosotros nos cabe preguntar: ¿De haber contado con otros intérpretes, estas películas habrían sido los clásicos que son?

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.