Videojuegos: God Of War: Ragnarok

A partir de este 9 de noviembre estará disponible este nuevo título exclusivo de PlayStation, secuela directa del juego de 2018, que continuará con la lucha de Kratos y su hijo Atreus, y su relato dentro de la mitología nórdica.
godofwar ragnarok 01

Seguramente uno de los juegos más esperados del año para la consola de Sony, especialmente luego de haber sido aplazado su lanzamiento en casi doce meses, God Of War: Ragnarok es la continuación directa del reinicio de la saga de 2018, continuando las vidas de Kratos y Atreus después de que empezara el Fimbulwinter, un invierno incesante que precede a Ragnarok.

Es en este contexto que el dios de la guerra junto a su hijo deberá decidirse por salir a explorar los nueve reinos con el objetivo de detener lo que parece ser un fin inevitable, encontrándose así con nuevos aliados y de igual manera, enemigos. Y en Televitos tuvimos la oportunidad de jugarlo en la antesala de su lanzamiento.

Historia

Aunque claramente no vamos a entrar a describir lo que le espera al jugador en cuanto a lo narrativo, sí debemos hacer un reconocimiento a la manera en que cada uno de los personajes protagónicos fueron desarrollados, otorgándole así mayor profundidad a lo que es la historia en general.

Un ejemplo de esto es sin dudas Freya, quien en el título pasado era más bien un punto de apoyo, una ayuda para poder avanzar, pero ahora se ha convertido en una madre de luto, una mujer en busca de venganza, llena de odio en contra de Kratos y Atreus.

Asimismo, uno de los puntos centrales del juego es la marcha hacia la madurez de Atreus, personaje que ya no es solamente el hijo del dios de la guerra que conocimos en el juego anterior, sino que un guerrero por derecho propio, que en muchas ocasiones está en conflicto con las decisiones de su padre, quien aún lo ve como un niño, lo que lo convierte en una de las líneas narrativas centrales del relato.

Pero no son solamente los personajes que tiene una historia de fondo que le entregan profundidad a cada aventura, ya que cada uno de los reinos que visitamos también cuenta con un su propio pasado, los que en muchas ocasiones explican los motivos de cómo reaccionan los NPC que viven ahí cuando nos ven llegar, ya sea con miedo, violencia o amabilidad. Esto hace que el mundo por donde nos movemos parezca un lugar real (dentro de la fantasía del juego), detallado y habitado.

godofwar ragnarok 10

Jugabilidad

A la hora de comenzar, sin importar si eres un primerizo o ya un jugador conocedor de la franquicia, la verdad es que no tiene demasiada ciencia, teniendo como acción principal el utilizar los gatillos superiores para atacar y defenderse, además de botones para esquivar, cambiar de armas y utilizar una fuerza desmedida con la que podemos aniquilar a casi cualquier peligro.

Y mientras que, por momentos los enfrentamientos pueden ser bastante espectaculares, con enemigos de diversos tamaños y poder atacando desde todos los ángulos, también resulta un tanto repetitivo después de cierto tiempo, como un ciclo vicioso de pelear, explorar, avanzar, repetir. De hecho, los mejores momentos sin dudas es cuando nos enfrentamos uno a uno a un rival inmensamente más fuerte y grande, obligándonos a encontrar una estrategia de batalla más complejo que simplemente atacar con todo lo que tenemos.

Para tener mejores oportunidades a la hora de luchar contra estos oponentes más complicados, también existe la opción de mejorar tanto a Kratos como a Atreus, esto implica que podremos de cambiar componentes de nuestras armas y potenciarlos, y de la misma manera, obtener nuevas habilidades para nuestros personajes. Por suerte la manera de desbloquear estos avances es bastante simple, y depende en su totalidad en lograr los puntos y componentes suficientes.

Otro de los aspectos que sí disfrutamos fue la tarea de resolver puzles, los que en ningún momento realmente terminan por ser un desafío, aunque sí sirve para romper el ciclo previamente mencionado y ofrecer una pausa para más que simplemente buscar algún cofre.

godofwar ragnarok 03

El Mundo

Desde lo personal, lo que más destaca en God Of War: Ragnarok son los mundos que construye, presentándonos escenografías basadas completamente en la mitología nordica, entregándonos reinos como es el caso de Svartalfheim, habitado por los Enanos. Aquí podremos recorrer la ciudad, muchas veces casi gateando para poder pasar por los pequeños túneles y entrar a las casas, además de navegar por sus ríos, en orden de investigar y cumplir misiones secundarias. Situación similar a lo que vemos en Alfheim, reino de los elfos, lugar de arquitectura majestuosa, pero que se encuentra en constante guerra entre la luz y la oscuridad.

En total son nueve los reinos que podremos recorrer, cada una con su propia geografía, arquitectura y habitada por diferentes especies. Pero a pesar del gran número de locaciones; las misiones y el recorrido son bastante lineales, por lo que la exploración nunca sobrepasa alejarse un poco del camino indicado para encontrar un cofre u otro objeto.

La música del juego también es motivo de alabanza, siendo el compositor Bear McCreary, el mismo que compuso las melodías del título de 2018, y recientemente la serie “The Lord of the Rings: The Rings of Power”, solo por mencionar algunos de sus trabajos. Y, de hecho, es la música de McCreary lo que le entrega gran parte de la ambientación a God Of War: Ragnarok, haciendo recordar lo que hizo Gustavo Santaolalla en “The Last Of Us”, aunque claro, con sonidos y estilos muy distintos.

godofwar ragnarok 06

Conclusión

Finalmente, este título es exactamente lo que uno esperaría de una nueva entrega dentro de la saga God Of War, un mundo increíble, repleto de batallas frenéticas y casi incesantes, aunque por momentos un poco repetitivo, unidos por una historia cautivadora. Y si tiene la posibilidad de jugar en PlayStation 5, aun mejor, porque podrá disfrutar de los nueve reinos en todo su esplendor gráfico.