Albertina y los muertos

Este documental chileno, ópera prima de César Borie, es un aporte en visibilizar tradiciones y ritos en el extremo norte del país que permanecen desconocidos para gran parte del público.

Formado como etnógrafo y arqueólogo, el ahora también realizador César Borie comenzó a viajar desde hace 18 años al extremo norte chileno, más precisamente en el sector de Arica, para registrar distintos rituales y tradiciones de sus habitantes. Y fue en esas visitas cuando conoció a Albertina Felipe, quien terminó convirtiéndose en el centro de este nuevo documental nacional:  “Albertina y los muertos”, estrenado en agosto en el festival SANFIC y que desde esta semana se comienza a exhibir en los espacios que a lo largo del país son parte de la Red de Salas de Cine de Chile.

El rodaje de la película se desarrolló desde 2018 en la zona de San Miguel de Azapa, localidad ubicada a menos de media hora de Arica y construida sobre tumbas indígenas. Justamente la conexión de los lugareños con sus muertos encuentra su mejor expresión en Albertina, quien a sus 78 años es una verdadera matriarca para los sanmiguelinos en esa zona que ella ha habitado durante medio siglo, por las historias y relatos que cuenta, por la sabiduría que ha heredado sobre las distintas tradiciones y por ser la gran mediadora entre el pueblo y Ño Carnavalón, una figura de trapo con forma de persona que es venerada en los días de Carnaval e incluso es enterrada y desenterrada en determinadas fechas.

«La reina del Carnaval»

Como se dice en un momento de la película, Albertina es «la reina del Carnaval», respetada y reconocida por la comunidad. Borie logró ganarse su confianza a lo largo de los años, lo que le permite acceder de manera directa a sus recuerdos, opiniones y testimonios, así como los de miembros de su familia, como sus hijos o su nieta. La protagonista logró seguir siendo ella frente a las cámaras, en medio del seguimiento en las más diversas instancias que a ella no le deja de llamar la atención («¿me estai sacando foto?», pregunta en un momento).

Además de ser capaz de leer las hojas de coca y las cartas, Albertina es una verdadera experta en los procedimientos y ofrendas que implican los ritos funerarios andinos, que tienen su principal expresión el 1 de noviembre, Día de Todos los Santos. Las tradiciones entremezclan el pasado y el presente, los recuerdos y los sueños, conectando a los vivos con los muertos, y su visión sobre la muerte es muy distinta a la que habitualmente se tiene a nivel masivo en el mundo occidental, por lo que eso hace aún más interesante y valioso este registro documental. Sobre todo, considerando que el tiempo es implacable y puede modificar las cosas, como también ocurre acá. 

albertinaylosmuertos 03

Tradicional en su forma, pero siempre amena e interesante, “Albertina y los muertos” es de todos modos un bienvenido aporte cultural, que destaca también por ser una producción hecha en regiones, que permite que el resto del país pueda conocer a estos personajes y su forma de vida y ritos y costumbres, que es muy probable que sean prácticamente desconocidos para gran parte del público.

Título original: Albertina y los muertos
Director: César Borie
País: Chile
Año: 2022
Género: Documental
Duración: 80 minutos
Guión: Melisa Miranda, César Borie
Música: Tarqueada Villarroel, Colectivo Lumbanga, Amadores del Arpa, Carmencita Lara, Rosita de Espinar, Así D’Ron
Producción: Rocío Romero
Fecha de estreno: 3 de noviembre, 2022
Distribuidora: Red de Salas de Cine de Chile

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.