El Agente Topo

Con la sensibilidad y capacidad de observación que caracterizan su cine, Alberdi no manipula ni recurre a golpes bajos, y como en "La once" o "Los niños".

Estrenado mundialmente en la competencia World Documentary del Festival de Sundance; ganador del Premio del Público como europea en el Festival de San Sebastián y seleccionado como el filme que representará a Chile para postular a los premios Goya y Oscar, al fin se estrena de manera oficial en nuestro país. El más reciente documental de la realizadora Maite Alberdi, co producción entre Chile y Estados Unidos, Alemania, Holanda y España, luego de un elogiado recorrido en certámenes internacionales a pesar del contexto pandémico y unas funciones de pre estreno local en agosto, ya se puede ver online. 

Y definitivamente es uno de los imperdibles del nacional en este año tan particular y complejo. Quizás no es de extrañar, considerando que con tres largometrajes previos (el más reciente de ellos, «Los niños», de 2016) y otros tantos cortometrajes, a lo largo de los últimos 15 años Alberdi ha llegado a ser considerada uno de los nombres más importantes del documental chileno. Este nuevo trabajo suyo parte de una que inevitablemente desde la partida captura la atención y complicidad del espectador: Sergio, un octogenario que recientemente quedó viudo, responde a un particular aviso de una agencia de investigadores privados, y acepta infiltrarse como «agente topo» en un hogar de ancianos de la comuna de El Monte para descubrir si es verdad una supuesta situación irregular que denuncia la hija de una de las residentes. Su misión secreta incluirá desde tomar nota y fiscalizar cualquier anomalía que detecte, hasta grabar videos con cámaras ocultas en utensilios personales como un lápiz, al más puro estilo de un agente encubierto de película. Apacible, amable y encantador, el protagonista no sólo se gana fácilmente el cariño del público, sino además a lo largo de la película irá estableciendo fuertes lazos con los viejitos del hogar, y mientras dimensiona lo que significa estar en un lugar como ese para la mayoría de éstos, su misión correrá el riesgo de pasar a segundo plano.

Con un argumento como éste, todo podría prestarse para una tradicional mirada cómica hacia los personajes y situaciones; y efectivamente el humor está muy presente, desde ese divertido inicio con el casting de distintos postulantes que deben probar sus habilidades tecnológicas para ser elegidos como «agente topo» hasta el desfile de simpáticos y muchas veces entrañables residentes del hogar que iremos conociendo a través de sus conversaciones más personales. Es ineludible que todo ésto genere risas, pero a medida que avanza la la emoción y humanidad van ganando terreno, y es muy probable que la audiencia termine conmoviéndose y reflexionando sobre la soledad, el paso del tiempo y cómo tratamos a nuestros ancianos. Son temas que tocan muy fuertemente las fibras de quienes vivimos en Chile, pero a la vez tienen alcances transversales y universales. 

A diferencia de otras cinematografías, en nuestro país no ha sido muy habitual que en la pantalla grande se aborde lo suficiente a personajes protagónicos de la tercera edad y sus problemáticas. Salvo excepciones aisladas en la ficción como La luna en el espejo, Coronación, El regalo y Gatos viejos, los ancianos tradicionalmente quedan relegados a roles más secundarios. Sin embargo, en el documental se ha hecho posible encontrar más ejemplos protagónicos, y es precisamente Maite Alberdi quien ha tenido importantes logros en ese ámbito: no sólo cosechó buenas críticas y premios hace cinco años con la exitosa La once -la que incluso consiguió ser nominada al Goya a la iberoamericana-, sino además lo abordó en sus cortometrajes «Las peluqueras» (2007) y «Yo no soy de aquí» (2016), y de hecho este último, co-dirigido con Giedre Zickyte, ya transcurría en un hogar de ancianos. 

Como ya es reconocible en la filmografía de la cineasta, aunque todo lo que se ve en cámara es reflejo de la realidad, algunos momentos y situaciones, o la forma en que están filmados, podrían dar la impresión de ser inducidos o haber sido preparados, algo que siempre puede generar divergencias o polémicas en el ámbito de la realización documental. Pero en El agente topo se trascienden esos detalles y se alcanzan genuinas cuotas de espontaneidad, humanidad y sobre todo emoción. Con la sensibilidad y capacidad de observación que caracterizan su cine, Alberdi no manipula ni recurre a golpes bajos, y como en «La once» o «Los niños», consigue una vez más retratar lo grupal incluso en un ambiente donde la soledad y el abandono pueden ser un peso difícil de sobrellevar. En buena medida puede que este sea su largometraje más logrado y además, teniendo en cuenta el contexto pandémico que hemos atravesado este año y cómo éste ha afectado a los hogares, las familias y la forma de relacionarnos, es muy probable que nos haga pensar y conmovernos aún más con los propios ecos que podemos encontrar en nuestras propias historias, relaciones y realidades familiares.  

Funciones online en y Cinépolis

Título original: El Agente Topo 
Creador: Maite Alberdi 
País: Chile, Estados Unidos, Holanda, Alemania, España 
Año: 2020 

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.