Lady Di

Realizado exclusivamente a través de imágenes de archivo y estrenado mundialmente a principios de año en el Festival de Sundance, este documental británico centrado en la princesa de Gales llegó a la cartelera precisamente en los días en que se cumplen 25 años de su muerte y se puede ver exclusivamente en salas de Cinépolis.

Además de las distintas producciones documentales que se han estrenado a lo largo de los años en diversas plataformas, la presencia de Diana de Gales prácticamente nunca deja de aparecer cada cierto tiempo en la pantalla, como confirmaron un par de ejemplos en los últimos dos años en el ámbito de la ficción: en noviembre de 2020, la elogiada interpretación de Emma Corrin en la cuarta temporada de la serie “The Crown” y, hace justo un año en su premiere mundial en la competencia del Festival de Venecia, la aplaudida encarnación de Kirsten Stewart dirigida por el chileno Pablo Larraín en “Spencer”, por la cual la actriz recibiría muchas críticas positivas y una serie de premios y reconocimientos, incluyendo su primera nominación al Oscar.

Considerando lo anterior, ¿tiene sentido o se justifica un nuevo documental sobre la princesa, y puede este ser efectivo e incluso emocionar? Contra todo pronóstico la respuesta, a partir del estreno de Lady Di, largometraje que llegó a la cartelera local exclusivamente en salas de Cinépolis y precisamente en la semana en la que se conmemoran 25 años de la trágica muerte de Diana, es afirmativa. 

Acertado uso del material de archivo

Estrenado mundialmente a principios de año en el Festival de Sundance, el filme -cuyo título original es “La princesa”- es el más reciente trabajo del director inglés Ed Perkins, quien en 2019 fue nominado al Oscar por su cortometraje documental Black Sheep. Teniendo en cuenta que ya hay una variedad de realizaciones previas centradas en Lady Di, no deja de sorprender que Perkins haya apostado por un documental en el que no hay imágenes actuales, testimonios grabados en el presente de quienes la conocieron o una reflexión contemporánea a un cuarto de siglo de su prematura partida. Todo lo que el espectador ve en pantalla corresponde a fragmentos de archivos de video de distinta procedencia a lo largo de los años, que van desde las primeras entrevistas cuando se anunció su noviazgo con el príncipe Carlos a comienzos de los años 80, hasta los multitudinarios tributos fúnebres en los primeros días de septiembre de 1997.

El material visual incluye desde transmisiones oficiales y entrevistas televisivas, hasta videos personales como el que abre la película en París, grabado poco antes del trágico accidente y que, al parecer, era un registro de un grupo de turistas de paseo nocturno por la Ciudad Luz. Y lo que llama la atención es que, pese a este recurso, que podría parecer muy gastado, limitado o reiterativo a estas alturas, la propuesta de Lady Di es muy efectiva. No estamos ante un hito mundial del cine documental ni se ofrecen grandes revelaciones o secretos ocultos, pero es muy probable que pese a todo el público de todos modos se conmueva. En buena medida es mérito del hábil y preciso trabajo de montaje a cargo de Jinx Godfrey (nominado al Emmy por la excelente serie Chernobyl) y Daniel Lapira, quienes contribuyen a la bien estructurada continuidad y al ritmo intenso de la película.

El juicio permanente de la prensa y el pueblo

Acompañadas de manera consistente por la música de Martin Phipps -quien entre otras cosas ha compuesto la banda sonora de las últimas dos temporadas de “The Crown”-, el desfile de imágenes va conformando no sólo un retrato de la cautivadora personalidad de Diana de Gales que llevó a convertirla en un icono, sino además funciona como reflejo de la tensión permanente entre lo público y lo privado que debió enfrentar la princesa, y en especial de cómo la consideraban, juzgaban y criticaban tanto los medios de comunicación como los propios ciudadanos británicos.

Sentencias implacables y despiadadas, juicios arbitrarios y apresurados, genuina admiración y cariño de personas comunes que probablemente jamás la conocieron en persona, se entremezclan como parte del enfoque que adopta este documental, que llega a resultar revelador a pesar de que en teoría no está contando nada nuevo. Funciona como un eficaz resumen para dar a conocer a la princesa a las nuevas generaciones, pero al mismo tiempo es inevitable que emocione y vuelva a generar reflexiones y recuerdos en quienes admiraron y seguirán admirando a la llamada «princesa del pueblo».

Título original: The Princess
Director: Ed Perkins
País: Inglaterra
Año: 2022
Género: Documental
Duración: 109 minutos
Guión: Ed Perkins
Música: Martin Phipps
Producción: Simon Chinn, Jonathan Chinn
Fecha de estreno: 1 de septiembre
Distribuidora: Impacto Cine / Sólo en salas Cinépolis

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.