Nómada: Tras las huellas de Bruce Chatwin

Este film del cineasta de culto Werner Herzog es más convencional e incluso un trabajo menor dentro de su filmografía, a la vez es una de sus películas más personales, entrañables y accesibles.

Precisamente en estos días en que una de las películas más elogiadas del último tiempo -una de las favoritas en la próxima entrega del Oscar-, “Nomadland”, aborda la realidad de personas a quienes las condiciones económicas obligan a deambular en una vida de nomadismo, llega a la cartelera virtual, a través de la plataforma VOD de la Red de Salas de Cine de Chile, otro film que también nos habla de desplazamientos nómades aunque en el sentido más aventurero y existencial del término, y que destaca especialmente por ser uno de los más recientes trabajos de quien sin duda figura entre los cineastas de culto de las últimas décadas, el alemán Werner Herzog.  

A sus 78 años y con una fascinante trayectoria fílmica de más de medio siglo que incluye clásicos indiscutibles como “Aguirre la ira de Dios” y “Fitzcarraldo”, el incansable realizador nunca deja de sorprender con nuevos proyectos, incluso dos o tres por año. Y siempre ecléctico, como lo reflejan los últimos cinco años, donde ha pasado por ejemplo de una ficción histórica con Nicole Kidman, James Franco y Robert Pattinson hasta un sobre internet y otro sobre Gorbachov, hasta llegar a los dos filmes que estrenó en 2019: en el Festival de Cannes de ese año debutó la muy particular mezcla de ficción y documental “Family , LLC” -que se puede ver actualmente en la plataforma Mubi-, y sólo un mes antes había estrenado mundialmente este “Nómada: Tras las huellas de Bruce Chatwin”.

nomada 02

LOS NEXOS CON CHILE

Casi justo dos años después de su premiere mundial y tras su paso por diversos -en Chile el año pasado estuvo en la versión online de SANFIC-, el largometraje puede verse por fin por estas latitudes de manera más amplia y transversal; algo no muy habitual, porque a pesar de que el cine de Herzog está permanentemente presente en el inconsciente cinéfilo y sus cintas son habitualmente presentadas en festivales, muestras y focos, desde los años 80 no hay estrenos comerciales de sus trabajos en la cartelera local. La excepción fue hace una década “Un policía corrupto” -su muy especial remake del film de Abel Ferrara, protagonizado por Nicolas Cage-, a lo que se puede añadir algunas funciones de su hermoso documental en 3D, “La cueva de los sueños olvidados”, luego de su estreno chileno en el festival FIDOCS. 

Y es muy pertinente que este sea el trabajo de Herzog que tenga mayor acceso para los espectadores locales, por sus conexiones con Chile. De partida, su paso por el país para filmar algunas partes del largometraje en la Patagonia a fines de 2018, le permitió además deleitar a alrededor de mil personas en un encuentro-conversatorio a su paso por Santiago. En esa ocasión, mostró a la audiencia la mochila que lo había acompañado en ese rodaje, la misma que lleva a todos lados desde hace tres décadas y que perteneció a quien está en el centro de este documental y le da su título: Bruce Chatwin, el escritor y viajero británico fallecido en 1989 con apenas 48 años. Un gran amigo de Herzog, con quien compartían una admiración mutua, como el mismo realizador lo reconoce en un momento del film: «Convertía fábulas míticas en viajes mentales… en ese sentido descubrimos que éramos almas gemelas: él como escritor, yo como cineasta».

nomada 03

MUCHO MÁS ALLÁ DE LO BIOGRÁFICO

«No quise hacer una película biográfica», afirma Herzog en otro instante y efectivamente aunque “Nómada: Tras las huellas de Bruce Chatwin” tiene un formato muy tradicional, que hasta podría parecer muy televisivo -está producido por la BBC-, al ir intercalando testimonios, distintas locaciones e imágenes de archivo. No es un recorrido esquemático o rutinario por toda la vida de Chatwin desde su nacimiento hasta la muerte, sino una mirada más amplia por algunas de las grandes motivaciones personales y profesionales de este nómada contemporáneo, alguien que cuando en un momento le dicen al cineasta que fue como el precursor de internet, él contesta de inmediato «él era internet en un tiempo en que técnicamente no existía».

A lo largo de alrededor una hora y media y estructurando el trayecto en ocho capítulos -cada uno con un nombre que alude al tema que se abordará a continuación-, parte con la propia voz de Chatwin en una grabación de 1983 leyendo el inicio de su más famoso, En la Patagonia, de 1977. Y precisamente este cautivador recorrido se inicia durante sus primeros minutos en Chile, a partir de lo que cuenta ese relato, en torno a la supuesta piel de un brontosaurio que había en el comedor de su abuela. Se ven desde los restos de un naufragio en Punta Arenas hasta el tradicional cementerio de la ciudad, y por supuesto la cueva del milodón; más adelante volverá al país cuando se hable de los nómades de la Patagonia -con las legendarias fotos de los ceremoniales y cuerpos pintados- incluyendo los aborígenes asesinados, se verá la réplica de la embarcación de Magallanes y se cruzará el canal del Beagle hacia la isla Navarino. Pero la travesía de Herzog nos llevará también al otro lado de la cordillera, en La Plata, y luego desde complejos neolíticos en Inglaterra y las ruinas del monasterio de Llanthony, en Gales, que recorre junto a Elizabeth, la viuda de Chatwin, hasta Australia, donde hablarán desde aborígenes hasta expertos en canciones ancestrales.

Además de Elizabeth, otras personas muy cercanas al viajero y escritor aportarán importantes datos y recuerdos cotidianos, entre ellos Nicholas Shakespeare, biógrafo oficial de Chatwin -junto a quien Herzog revisa cuadernos y manuscritos originales del autor, algunos casi desarmándose-, o una antropóloga australiana que él adoraba lee los significativos versos de una cita de Rilke al final de una carta que ella misma le mandó. Así, vamos conociendo a un personaje muy especial y fascinante. 

nomada 04

LAS PELÍCULAS QUE CONECTARON A HERZOG Y CHATWIN

Y como no podía dejar de ser, también se harán presentes las películas de Herzog que fueron entrecruzando su camino con el de Chatwin, partiendo por la ópera prima del cineasta: “Signos de vida” (1968). Fascinados ambos por la cultura aborigen, se conocieron en 1983 en Australia, mientras Herzog filmaba “Donde sueñan las verdes hormigas”; casi al final de la vida de Chatwin, en 1988, el germano le mostró como adelanto exclusivo su nueva película, un documental televisivo centrado en la tribu nómada de los wodaabe en el Sahara, que sería lo último que el autor inglés viera antes de entrar en coma. En el Cerro Torre, en la Patagonia argentina, la mochila de Chatwin fue parte del rodaje de “Grito de piedra” (1991), filmada un año después de su muerte. Herzog cuenta también que Chatwin admiraba su película “Fitzcarraldo”, lo que no es de extrañar considerando la obsesiva travesía a través de la selva que emprende su protagonista, tan conectada con la pasión viajera del escritor, y la del propio cineasta. “Cobra verde” (1987), cinta de Herzog basada en el libro de Chatwin El virrey de Ouidah, incluso contó con la visita de éste en el rodaje.  

Al incluir escenas de sus propios filmes, algunos podrían interpretar esto como un ejercicio de ego por parte de Herzog, pero me parece que está muy bien justificado en lo que quiere mostrar para darnos a conocer a alguien que quiso y admiró tanto, y con quien compartió mucho en común a nivel vital y creativo. El realizador también lee fragmentos de textos de Chatwin, y en todo momento no sólo se muestra natural, cercano y cálido, sino además transmite entusiasmo, pasión, y también emoción al recordar al amigo, hasta concluir en un final sencillo pero muy evocativo.

nomada 05

Quienes conocen la trayectoria de Herzog saben que la siempre es parte importante de su cine y esta no es la excepción: “Nómada: Tras las huellas de Bruce Chatwin” tiene entre sus elementos más atractivos la atmosférica banda sonora del chelista y compositor holandés Ernst Reijseger, quien ha escrito durante los últimos 15 años varias de las partituras para Herzog, y aquí va desde un sugestivo uso de las cuerdas a coros de resonancia arcana y mística.

Por ser más convencional en lo formal, este largometraje puede ser fácilmente considerado por muchos cinéfilos como un trabajo menor en la filmografía de Herzog, quien otras veces ha adoptado enfoques más crípticos; pero al mismo tiempo no sólo es probablemente uno de sus documentales más accesibles a un público más amplio, sino además uno de los más personales y entrañables que ha dirigido. Puede ser una buena forma de empezar a acercarse a conocer su obra y, también por los temas que aborda, es posible que conecte muy bien con nuestras emociones y sentimientos en estos tiempos pandémicos que estamos viviendo. Porque lo que tal vez sólo podría interesar a los admiradores de Chatwin o conocedores de lo etnográfico, va más allá, para conformar una bella y conmovedora mirada a la naturaleza misma de la existencia humana, como se dice en un momento de la película, y también a la relación del ser humano con el entorno natural en el que vive. Y hoy, cuando no podemos desplazarnos con total libertad y viajar se hace más complejo e incierto, cuando nadie sabe bien cómo será nuestro futuro y el del planeta, este largometraje nos resuena de manera distinta.

nomada 06

Título Original: Nomad: In the Footsteps of Bruce Chatwin
Director: Werner Herzog
País: Inglaterra
Año: 2019
Género: Documental
Duración: 85 minutos
Guión: Werner Herzog
Música: Ernst Reijseger
Producción: Lucki Stipetic, Steve O’Hagan
Fecha de Estreno: 15 de abril de 2021
Web: https://redsalas.cl/site/vod
Plataforma: Red de Salas de Cine de Chile

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.