Tengo Miedo Torero

La comentada adaptación de la novela homónima de Pedro Lemebel, estrenada mundialmente en el Festival de Venecia, tuvo un exitoso debut online en Chile y ahora llegó a Amazon Prime Video.

Ya sea en lo literario, en la expresión performática, en la lucha por visibilizar las disidencias, en la crítica abierta y deslenguada a las injusticias y desigualdades de la sociedad chilena, la figura de Pedro Lemebel dejó una huella que ha ido creciendo con el paso del tiempo, saliendo del circuito más underground para convertirse en un símbolo de diversas luchas y resistencias. Y el estreno en 2019 del premiado “Lemebel”, de Joanna Reposi, no hizo sino aumentar la difusión del personaje, su obra y legado.

Considerando todo eso, no era de extrañar que hubiera muchas expectativas con una nueva mirada al universo de Lemebel en la pantalla, en esta oportunidad desde la ficción, adaptando al cine su única novela: “Tengo miedo torero”, publicada hace ya dos décadas. Teniendo en cuenta además la historia que se narra en el libro, ambientada en la dictadura de Pinochet y centrada en la posibilidad de un romance entre un travesti y un joven frentista, y cuando se fueron confirmando nuevos detalles, como que sería una coproducción entre Chile, Argentina y México, y que contaría con reconocidos artistas en distintos ámbitos encabezados por Alfredo Castro como el protagonista, la Loca del Frente, el interés por el largometraje se fue haciendo cada vez más amplio y transversal.

Y esa expectativa se fue manifestando con cada novedad: cuando se lanzó su llamativo trailer, que no tardó en hacerse viral; cuando se confirmó su estreno mundial en el marco del Festival de Venecia, como parte de una de las secciones paralelas e independientes del certamen italiano, Giornate degli Autori; cuando se supo que considerando el contexto pandémico, el debut en Chile sería online con funciones con venta a través de Punto Ticket, las que se agotaron rápidamente.

tengomiedotorero 02

EXPECTATIVAS Y RESULTADOS

¿Estuvo el resultado a la altura de esas expectativas? La percepción dependerá de cada espectador, pero no se puede negar que a nivel local su estreno virtual no dejó a nadie indiferente, convirtiéndose en trending topic y con muchos comentarios en las redes sociales. Con opiniones muy divergentes, desde quienes proclamaban a “Tengo miedo torero” como una obra de arte y que merecía estar entre lo mejor del cine chileno en años, pasando por reacciones bastante tibias, hasta voces que criticaron negativamente distintos aspectos, partiendo por la fidelidad o no de la adaptación del libro a la pantalla, la ausencia de representaciones reales de diversidad de género en el elenco o cómo llevar al cine un libro de Lemebel en una producción como esta era casi una contradicción con el estilo y forma de pensamiento del propio autor.

Todos esos temas son válidos, dignos de debate y discusión y por lo mismo complejos a la hora de generar consenso, pero al menos en lo que respecta a uno de los cuestionamientos más emblemáticos y habituales de la historia del cine: qué tan fiel o no debe ser una película al original literario y cuánto de eso incide en el juicio que se pueda emitir sobre el film. En mi caso personal al menos, abordé “Tengo miedo torero” de manera muy abierta y tratando de estar libre de prejuicios, ya que nunca he leído la novela, por lo tanto me evitaba todas las comparaciones y resquemores sobre detalles que no se respetaron o que están abordados de manera muy diferente.

Teniendo todo eso en cuenta, el largometraje no me pareció ni el triunfo artístico que tanta gente alabó en redes sociales, ni tampoco el fiasco que otros criticaron en distintos lugares. Creo que es una producción que logra mantener un cierto interés, en términos generales funciona y cumple con contar una historia, dar vida a sus personajes y mostrarnos una época; tiene algunos momentos muy logrados y otros que no tanto, no profundiza demasiado en los personajes ni en sus motivaciones, y eso mismo hace que su historia principal no alcance todo el vuelo que su potencial le pudo permitir.

tengomiedotorero 03

FORMA Y FONDO

En sus tres largometrajes previos –“Un ladrón y su mujer”, de 2001; “Padre nuestro”, de 2006, y “Aurora”, de 2014-, el y guionista Rodrigo Sepúlveda ha demostrado diversas habilidades, como su capacidad de contar historias y especialmente su buen trabajo con los actores. Acá vuelve a contar con algunos de ellos. Por ejemplo, Amparo Noguera se luce una vez más a pesar de estar en un rol más secundario y episódico; pero también sorprende que otros nombres reconocidos no tengan mayores posibilidades en pantalla, como Paulina Urrutia, Luis Gnecco o Marcelo Alonso. Y llama la atención especialmente que la excelente actriz argentina Julieta Zylberberg -además presente en otro estreno chileno del año pasado, “Matar a Pinochet”, igualmente ambientado en la dictadura y donde también se vincula el atentado a Pinochet, como en “Tengo miedo torero”- esté tan desaprovechada en un personaje que no tiene demasiada injerencia, cuya presencia quizás se justifique más que nada por temas de coproducción. 

Llevando a la pantalla hace dos décadas “Un ladrón y su mujer” a partir del texto original de Manuel Rojas, Sepúlveda ya adaptó a un importante autor nacional en su ópera prima, pero acá incluso sin haber leído la novela, es posible que a uno le dé la impresión de que hay mucha más preocupación en la forma, que en el fondo. Un ejemplo de esto sería la atención asignada a la banda sonora, que además de unos cuantos hits del cancionero popular de la época incluye un bonito trabajo incidental del gran Pedro Aznar y otros reconocidos nombres nacionales e internacionales convocados en determinados temas, como Manuel García, Eva Ayllón y Diego el Cigala. Todo se queda un poco en lo cosmético, en la superficie, y aunque el envoltorio sea indudablemente atractivo, no termina de ir más allá. Y pese a que sólo dura una hora y media, el ritmo es irregular y no siempre se siente totalmente fluido, algo que puede deberse a la dirección o al montaje.

tengomiedotorero 04

ASPECTOS POSITIVOS: ALFREDO CASTRO Y LA VISUALIDAD

De todos modos hay que reconocer diversos logros que resaltan, partiendo por supuesto por el trabajo de caracterización de Alfredo Castro en el rol protagónico. A estas alturas, considerando su sólida trayectoria en teatro, televisión y cine y varios roles memorables en la pantalla grande, nadie debería sorprenderse del talento del reconocido y premiado actor, pero tratándose de un papel como la Loca del Frente, que requería ser abordado con cuidado para no caer en la caricatura, él consigue dotarlo de humanidad y hacerlo creíble y entrañable, mezclando la tristeza y sus desbordes de extroversión con el humor, la sutileza y la ternura, y una personalidad muy definida. Destaca especialmente la química y complicidad que Castro desarrolla con el Carlos que interpreta con carisma el mexicano Leonardo Ortizgris (ambos ya habían compartido escenas en Museo, de Alonso Ruizpalacios), algo fundamental para perfilar un poco más sus personajes, considerando que el guion no logra del todo desarrollar y dar relevancia a la historia que se da entre ambos.

Aunque tampoco estén exentas de reparos y no convenzan a todo el mundo por igual, también resalta la visualidad y ambientación de época, gracias al uso de algunas locaciones muy atractivas. La dirección de arte de Marisol Torres, el vestuario de Carolina Espina, y el habitual oficio en la fotografía de uno de los profesionales de referencia en su área en el cine chileno actual, Sergio Armstrong, que alterna los interiores más realistas con otros momentos donde la iluminación es más intensa y acentuada, casi irreal y onírica.

Premiada en festivales internacionales como Guadalajara y recientemente en Toulouse, “Tengo miedo torero” llegó ahora a Prime a siete meses de su debut en Chile. Una buena oportunidad para que quienes aún no la ven se hagan su propio juicio. Al menos a mí me parece que considerando todo lo que se esperaba de ella, es digna y cumple en términos generales. Pero de todos modos creo que al igual como le pasó al documental hace dos años, son oportunidades que fueron desaprovechadas y el cine local sigue aún en deuda con el fascinante y complejo potencial que ofrece Lemebel, tanto en su obra como en el personaje mismo.

tengomiedotorero 05

Título Original: Tengo miedo torero
Director: Rodrigo Sepúlveda
País: Chile, Argentina, México
Año: 2020
Género: Drama, romance, histórico
Duración: 93 minutos
Con: Alfredo Castro, Leonardo Ortizgris, Julieta Zylberberg, Amparo Noguera,  Ezequiel Díaz, Sergio Hernández, Paulina Urrutia, Luis Gnecco
Guión: Rodrigo Sepúlveda
: Pedro Aznar
Producción: Florencia Larrea, Lucas Engel, Gregorio González, Daniel Oliva, Jorge López Vidales
Fecha De Estreno: 16 de abril de 2021
Web: Ver Acá
Plataforma:

tengomiedotorero 06

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.