El Oscar más atípico e incierto

Esta versión del Oscar es tan incierta como los tiempos que se viven. Las apuestas están por Nomaland, Chadwick Boseman y Chole Zhao. Todo lo demás puede ser.

La de este domingo 25 promete ser una de las ceremonias del Oscar más emocionantes y con más posibles sorpresas en mucho tiempo y, además considerando las circunstancias pandémicas, la que probablemente sea la más atípica en nueve décadas de de estos premios. Por ejemplo, a raíz del cambio de la fecha original de la ceremonia desde el 28 de febrero, la llamada «ventana de exhibición» por la que se rigen los estrenos que pueden ser considerados en las nominaciones se extendió y, en vez de cerrarse a fines del año pasado, se extendió hasta justamente el 28 de febrero lo que permitió que algunos títulos que se estrenarían a principios de año y por lo tanto podrían haber sido nominados en 2022 alcanzaran a figurar ahora, incluso en algunas de las categorías principales, como Judas and the Black Messiah, con sus cinco nominaciones incluyendo Mejor Película, y The United States vs Billie Holiday, que le permitió a Andra Day ser nominada al Oscar como Mejor .

EL TRIUNFO DE LAS PLATAFORMAS ON LINE

Además de ese cambio estratégico en las fechas que abrió la puerta a más películas, la Academia hollywoodense también bajó la guardia en uno de los temas que había sido el más complicado en los últimos años: a raíz del contexto pandémico y el cierre de los cines durante el 2020, se anunció una mayor flexibilidad en incluir títulos que sólo se han estrenado en plataformas on line. A pesar de eso, por estas latitudes cuando llegue la ceremonia del domingo, sólo habremos podido ver de manera oficial y legal cuatro de las ocho nominadas a Mejor Película: dos que están disponibles hace meses en : El juicio de los 7 de Chicago y Mank; una que está en Amazon Prime: Sound of Metal; y en esta previa al Oscar, la elogiada y notable The Father se podrá ver en Chile por sólo cinco días a modo de pre-estreno en las plataformas virtuales de Cinemark y Hoyts. ¡Qué notoria diferencia con el año pasado, cuando fue posible ver las nueve nominadas a Mejor Película antes de la entrega del premio!

En una ceremonia distinta, donde tanto en las nominaciones como los premios probablemente inciden más que nunca distintas temáticas de la realidad mundial que se conectan de una manera u otra con los títulos nominados -reivindicaciones sociales y raciales, el rol de la mujer en la sociedad. Y, sin duda, la pandemia misma y cómo nos ha sensibilizado de una manera diferente y nos ha permitido valorar mucho más cosas que antes se daban por sentadas-, hay además varias categorías que generan particular relevancia y expectativas, ya sea por lo que simbolizan o por la incertidumbre que hasta último minuto habrá sobre él o la posible ganadora: el segundo Oscar para una realizadora en Mejor Dirección; el primer Oscar póstumo para un actor afroamericano, y a la vez el quinto triunfo en la categoría para uno; el segundo Oscar para una actriz asiática, más de 60 años después del primero. Si Frances McDormand consigue un tercer Oscar como Mejor Actriz, sería sólo superada por la legendaria Katharine Hepburn y sus cuatro estatuillas (grandes como Ingrid Bergman y Meryl Streep ya lograron tres, pero uno de ellos en categoría secundaria), o si lo gana Viola Davis y así no sólo sería la única actriz afroamericana en ganar más de una estatuilla, sino además la segunda en recibir el premio a la Mejor Actriz luego de lo que hace dos décadas consiguió Halle Berry, y de paso si ganan ella y Chadwick Boseman por la misma película, sería algo que no ocurre desde 1998, cuando ganaron Jack Nicholson y Helen Hunt por Mejor imposible. Y así podríamos seguir con las trivias y posibles hitos, en categorías como Mejor Largometraje Animado, Película Internacional, Diseño de Vestuario o Mejor Banda Sonora, y por supuesto en Mejor Largometraje Documental, donde Chile está representado por la histórica nominación de El agente topo, aunque la ganadora parece estar por definirse entre la bella y entrañable Mi maestro el pulpo, la multipremiada Time e incluso la estremecedora y necesaria Collective, de Rumania.

APUESTAS Y DESCARTES

Pero si nos centramos en la categoría principal, Mejor Película, ¿quiénes deberían y podrían ganar? Como ya escribí antes, tres de las ocho nominadas están disponibles en plataformas, y además gracias a la gestión y gentileza de sus respectivas productoras, pudimos ver Nomadland, Minari y The Father. Y también ya vimos Judas and the Black Messiah y Promising Young Woman. De todas ellas esperamos poder escribir más y con mayor detalle cuando se estrenen oficialmente.

Como siempre ocurre con estos premios, al margen de si nos habría gustado ver otros títulos nominados, en lugar de algunos de los que están -personalmente, por dar un solo ejemplo, aún lamento que Never Rarely Sometimes Always no haya logrado ser considerada no sólo acá, sino en ninguna categoría-. Hay que tener en cuenta que algunos filmes tienen muchas más posibilidades que otros, que en algunos casos deberán conformarse con al menos una estatuilla en otra categoría, o incluso uno o dos se quedarán sin absolutamente nada, como el año pasado le ocurrió a Scorsese y su elogiada El irlandés, que no consiguió ninguno de los 10 premios a los que postulaba.

En este año tan particular, las que pueden quedar descartadas desde ya como posibles ganadoras de Mejor Película serían: Judas and the Black Messiah que, sin embargo ya tiene al menos asegurado uno de los pocos Oscar que ya se dan por sabidos para este domingo -Daniel Kaluuya como Mejor Actor Secundario. Esto, pese a que en estricto rigor es uno de los dos protagonistas- y cuya temática es muy relevante en el Estados Unidos de hoy y que esa cuota de reivindicación de los derechos civiles probablemente está cubierta ya con El juicio de los 7 de Chicago, que transcurre en la misma época e incluso uno de sus personajes históricos aparece en ambos filmes; Promising Young Woman, que se ha convertido en una verdadera sensación en redes sociales en los últimos meses, pero cuya temática y la arriesgada y atípica forma en la que la aborda han dividido las opiniones, aunque todavía no hay que descartar que Carey Mulligan logre imponerse como Mejor Actriz o que su directora Emerald Fenell pueda quedarse con Mejor Guión Original, aunque esa categoría también está difícil; y aunque The Father y Sound of Metal no sólo son dos de las películas que más me gustan entre las nominadas y creo que merecen figurar entre lo mejor del último año, por distintas razones, es muy improbable que logren ser elegidas Mejor Película. Pero sí tienen posibilidades en otras categorías, como Mejor Montaje o Mejor Guión Adaptado en el caso de la primera y Mejor Sonido en el caso de la segunda, y especialmente sería genial en Mejor Actor, donde a pesar de que todo indica que ganará por La madre del blues, me parece que lo que consiguen respectivamente un extraordinario Anthony Hopkins y el sólido y notable Riz Ahmed, está a otro nivel, así que estaré cruzando los dedos para que alguno de los dos dé la sorpresa.

LAS QUE TIENEN MÁS POSIBILIDADES

De las cuatro restantes, la hermosa Minari tiene muchos elementos a su favor y desde su estreno mundial el año pasado en el Festival de Sundance no ha dejado de cautivar al público. Pero, a pesar de su potencial y aunque por los recientes acontecimientos en Estados Unidos podría haber tomado nuevo impulso al estar protagonizada por una familia de inmigrantes coreanos,  parece que sus principales chances están en el premio a la Mejor Actriz Secundaria a la veterana Youn Yuh-Jung, lo que además de ser un nuevo hito en la historia del Oscar, sería un premio muy merecido y de paso dejaría atrás a quienes hasta hace un mes eran las principales alternativas en esta categoría, Maria Bakalova, Amanda Seyfried o .

Si es por cuál debería ganar en definitiva como Mejor Película, creo que debería ser Nomadland, no sólo por su calidad sino además porque cuenta con uno de los pocos premios que ya están prácticamente asegurados para este domingo, con el histórico triunfo que será un segundo Oscar a la Mejor Dirección para una realizadora, en este caso Chloe Zhao. Sin embargo, en los últimos años se ha hecho cada vez más frecuente que se dividan los ganadores entre Mejor Película y Mejor Director, por lo que quizás Zhao sólo se debería conformar con su premio en Dirección, y el de Mejor Película vaya a una opción más «tradicional», aunque no entusiasme mucho a nadie, que podría ser Mank, que es más «clásica» y es la que cuenta con más nominaciones (10), o muy especialmente El juicio de los 7 de Chicago, que sintoniza muy bien con el clima social del último año en Estados Unidos y recientemente ganó la categoría principal en los premios SAG. Algunos opinan que Nomadland es una película demasiado humilde, austera y atípica como para ganar el Oscar, pero eso no fue obstáculo hace cuatro años para que ganara Moonlight y, considerando su contundente paso en la temporada de premios de estos meses, especialmente el de los Producers Guild Awards que suele ser bastante decisivo, Nomadland tiene buenas probabilidades de ganar. Además, un detalle no menor: su historia y personajes logran conectarse muy bien a nivel emotivo con lo que el mundo ha vivido durante este año pandémico, lo que también puede influir en los votantes. Por lo tanto, es probable que la gran incógnita en esta categoría será ver si este domingo prevalece lo atípico, o lo tradicional, en ambos casos con un contenido social que nos habla mucho sobre la vida contemporánea.

Suplemento semanal de Televitos, realizado por quienes tienen el Placer Culpable de amar los trabajos audiovisuales. Eso hace una gran diferencia.